Argentina: huelga del campo contra falta de gasoil e insumos

·3  min de lectura

BUENOS AIRES (AP) — Las principales asociaciones de productores agropecuarios de Argentina realizaban el miércoles una huelga de 24 horas con movilizaciones en protesta por el faltante de gasoil y la dificultad para importar insumos y en reclamo de políticas que favorezcan la productividad en el sector.

El jefe de gabinete Juan Manzur cuestionó la protesta y destacó el esfuerzo que está haciendo el gobierno del presidente Alberto Fernández para responder a las demandas del sector, el que más aporta a la economía argentina y que periódicamente mantiene enfrentamientos con las autoridades por las políticas económicas aplicadas.

Sobre las dificultades para abastecerse de gasoil -que se han revertido en varias provincias en los últimos días luego de que se multiplicaron las protestas de transportistas de carga- Manzur dijo que el problema “se está resolviendo” y argumentó que la situación energética es "muy compleja a nivel mundial” debido a la guerra de Rusia y Ucrania.

La portavoz presidencial Gabriela Cerruti calificó la medida de fuerza de “paro político" y consideró que busca una devaluación. En tanto, el ministro de Agricultura, Julián Domínguez, dijo que “la provisión de gasoil, fitosanitarios y fertilizantes está garantizada" y que el sector agropecuario está creciendo, como demuestra la venta de maquinaria agrícola.

Por el paro, en el mercado agro ganadero de Cañuelas, en la provincia de Buenos Aires, se prevé un escaso ingreso de vacunos. En varias provincias manifestantes realizarán asambleas para expresar sus demandas.

Una de las más importantes tenía lugar en las cercanías de la localidad de Gualeguaychú, en la provincia de Entre Ríos, donde el faltante de gasoil sigue constituyendo un problema. Allí los productores se manifestaron conduciendo sus tractores adornados con banderas argentinas.

Los huelguistas se quejan de las dificultades que afrontan para lograr una mejor productividad en un contexto de inflación acelerada, que disparó los valores de los combustibles. La inflación acumulada de los primeros cinco meses se acerca a 30% y economistas estiman que a fin de año llegará a 80%.

Los productores cuestionan además el excesivo intervencionismo del gobierno en el mercado mediante la fijación de cupos a la exportación de cereales y carne, el exceso de la carga impositiva -incluyendo los impuestos aplicados a las ventas al exterior- y la restricción a las importaciones para frenar la pérdida de reservas.

“Necesitamos tener los insumos para producir, que el gobierno no intervenga en el mercado, que nos deje producir sin tantas trabas”, dijo a The Associated Press Román Gutiérrez, vocal de la Sociedad Rural Argentina en la localidad bonaerense de Pergamino.

El productor afirmó que los límites a la exportación y otras políticas que consideró distorsivas generan escenarios de incertidumbre en la producción de granos como el trigo. “Si hay mucha cantidad para el mercado interno habrá tanta oferta que bajará el precio y no sabemos a cuánto vamos a vender el trigo en diciembre o enero", indicó.

Gutiérrez y otros productores también se quejan de que por la cotización del dólar que rige en el sector agropecuario, reciben en pesos cerca del 30% del precio internacional de la soja -el cultivo estrella de Argentina- y con esa acotada rentabilidad afrontan demasiados impuestos.

La modalidad de la protesta ha generado algunas diferencias entre los dirigentes rurales y sus bases. Las de la Confederación Intercooperativa Agropecuaria Limitada , por ejemplo, apuntaron a que debería primar el diálogo con el gobierno.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.