Argentina: devaluación atiza el fuego inflacionario en agosto

El Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC) dio a conocer la inflación mensual de agosto que alcanzó el 12.4% luego de la devaluación de 22 puntos del peso, cifra que llevó el Índice de Precios al Consumidor (IPC) hasta los 124.4% de manera interanual.

El salto del 12.4% respecto a julio significó el aumento de precios más alto en un mes desde 1991, cuando el país sudamericano dejaba atrás la última hiperinflación de su historia.

El dato de aumentos de precios en los primeros ocho meses del año, según comunicó el INDEC, se ubicó en 80.2%, impulsada principalmente por el rubro alimentos y bebidas, el cual creció por arriba del promedio y se estableció en 15.6 por ciento.

Con base a las estimaciones de consultoras y otros datos previos, se esperaba un número que incluso podía superar al 10.3% de abril del 2002. Pese a que el 6.3% de julio marcó un leve repunte de la inflación contra el 6% de junio, el aumento de precios había logrado una desaceleración respecto al 8.4% de abril traccionado por la crisis cambiaria de los últimos 15 días de dicho mes.

Tras devaluar un 22% el peso de forma brusca tras las elecciones PASO del pasado domingo 13 de agosto en las que el libertario Javier Milei sorprendió con casi el 30% de los votos, parte de esta corrección se trasladó a los precios y llevó al Gobierno a aplicar un paquete de medidas sociales y económicas para paliar sus efectos sobre el consumo y la producción.

En el informe que el INDEC publica mes a mes con los aumentos de precios, se destacaron algunos rubros que aumentaron por arriba del promedio general y sintieron con mayor intensidad el impacto de la suba del dólar además de la inestabilidad post elecciones.

El que más sufrió fue el rubro más sensible: alimentos. Este apartado, el cuál creció un 15.6%, llegó a dispararse por arriba del 17% en la zona norte del país según reveló el instituto estadístico. En lo que va del año, ya se encuentra en 90.2%.

Otro de los rubros por arriba del general fue la salud, la cual recién llegó a un acuerdo de precios con el Gobierno desde septiembre, pero que llegó a aumentar la cuota de las prepagas en agosto y provocó esta fuerte suba en el octavo mes del año. Entre los rubros que menos subieron estuvieron las bebidas alcohólicas y el tabaco con un 8.5% y la comunicación, otro de los apartados regulados que se encontró con un 4.5 por ciento.

Ya entrada la segunda parte del año y luego de la devaluación, las estimaciones acerca de la inflación de la Argentina para el 2024 no son para nada alentadoras. Todo lo contrario: la cifra podría alcanzar un récord. De darse el panorama que estimó la consultora Focus Economics, el país se ubicaría primero en el ranking de inflación en la región, por encima de Venezuela.

La firma difundió un reporte enfocado en distintas variables macroeconómicas de los países de América Latina, y proyectó que los precios subirán un 130% en Argentina el año que viene, mientras que para Venezuela estiman que lo harán un 128 por ciento. Para 2024 se mantendrá la tendencia a la baja en general en los precios en la mayoría de los países, con la excepción de Argentina.