Argentina debuta mirando con prudencia su cartel de favorita

DOHA (AP) — La última vez que Argentina llegó a un Mundial como gran candidato, el fútbol le dio una bofetada que todavía le duele.

La eliminación en la primera ronda de Corea-Japón 2002 del dos veces campeón mundial es algo que el actual entrenador Lionel Scaloni tiene bien presente en la previa del debut el martes ante Arabia Saudí por el Grupo C de Qatar.

“El Mundial es muy cruel, muy injusto con los que realmente lo merecen”, dijo el entrenador en una reciente entrevista con el diario deportivo Olé. “Un error, una fatalidad o algo que te pase inesperado te puede dejar afuera. Y hay un montón de ejemplos, como el de Argentina en 2002, que se quedó afuera inmerecidamente”.

Al igual que aquel seleccionado dirigido por Marcelo Bielsa, con figuras como el artillero Gabriel Batistuta, el cual había arrasado en las eliminatorias y doblegado a varias potencias europeas en los amistosos previos a la Copa del Mundo, la Albiceleste llega ahora precedida por una serie de triunfos y un poderío ofensivo que la perfilan tal vez como una de las más serias aspirantes a jugar la final del 18 de diciembre en el estadio Lusail.

Su favoritismo se sostiene en la conquista de la Copa América 2021, el primer título en 28 años, y en un invicto de 36 partidos, logros en los que el astro Lionel Messi tuvo una preponderancia que no había mostrado en el pasado.

Pero Scaloni reniega de los pronósticos.

“Tenemos una idea de juego, una forma de jugar que vamos a utilizarla, que es inútil decir que vamos a cambiar. Con eso vamos a competir, vamos a competir contra todos. En cuanto a los favoritos... yo no me atrevo a decir que el Mundial tiene un favorito", recalcó.

La prudencia es una virtud que debe ejercitarse especialmente ante rivales que se suponen más débiles como en el caso de Arabia Saudí, uno de los pocos seleccionados árabes que alcanzaron los octavos de final de una Copa del Mundo.

“Somos un equipo que si no está al 100% y que si no creemos en eso, podemos tener una lección”, advirtió Scaloni.

Las dudas sobre el estado físico de los jugadores argentinos crecieron en los últimos días por una maldición de lesiones que alteraron la preparación del seleccionado para el Mundial.

Scaloni dio de baja a los delanteros Joaquín Correa y Nicolás González en el campamento de entrenamiento en Doha al advertir que no estaban en buenas condiciones. Y antes del debut llevó al límite en las prácticas a los defensores Cristian Romero y Marcos Acuña y al volante ofensivo Alejandro Gómez que arrastraban distintas dolencias.

Antes de definir el plantel mundialista, la Albiceleste había sufrido la baja del volante Giovani Lo Celso, un pilar del mediocampo y socio de Messi en la gestación del juego ofensivo.

La seguidilla de lesiones ha llevado a Scaloni a extremar recaudos ante la mínima señal de alerta.

Messi, que a los 35 años encara el quinto Mundial de su carrera, trabajó el sábado por separado de sus compañeros por segundo día consecutivo. La oficina de prensa de Asociación del Fútbol Argentino (AFA) dijo que fue por precaución, pero no dio más detalles.

Qatar tal vez sea la última oportunidad del capitán argentino de levantar el título que le falta y que podría coronarlo como el mejor jugador de todos los tiempos.

Para el debut ante los saudíes, Scaloni espera contar con su base titular y podría situar al joven delantero Julián Álvarez, del Manchester City, en lugar de Lo Celso para intentar quebrar el planteo defensivo que le interpondrá el técnico francés Hervé Renard y lograr una victoria que encamine la clasificación a los octavo de final.

Las otras opciones para el lugar vacante son Alexis Mac Allister y Gómez.

Una probable formación sería con Emiliano Martínez Nahuel Molina, Cristian Romero, Nicolás Otamendi, Nicolás Tagliafico, Rodrigo De Paul, Leandro Paredes, Álvarez, Messi, Ángel Di María y Lautaro Martínez.

Si la Albiceleste vence a Arabia Saudí igualará el récord de 37 partidos invicto que estableció Italia entre 2018 y 2021.

Argentina, campeón en 1978 y 1986, jugará luego contra México el 26 de noviembre y cerrará la primera ronda ante Polonia.