Cómo Argentina se convirtió en el primer gran país latinoamericano en legalizar el aborto

Maya Oppenheim
·5  min de lectura
<p>El país latinoamericano hizo historia al legalizar el aborto.</p> (Getty Images)

El país latinoamericano hizo historia al legalizar el aborto.

(Getty Images)

Un humo verde ondulante llenó el horizonte de la capital de Argentina, Buenos Aires, cuando se anunció que el país latinoamericano había hecho historia al legalizar el aborto.

El verde ha sido durante mucho tiempo el color de la campaña para legalizar el aborto en el país socialmente conservador, con cientos de miles de activistas vistiendo bufandas verdes y blandiendo banderas verdes en los últimos años.

El miércoles por la mañana, el Senado de Argentina votó 38 a 29, con una abstención, para aprobar la histórica legislación después de un debate de 12 horas. El resultado representa una gran victoria para las activistas feministas que se han esforzado por reformar las leyes de aborto altamente restrictivas durante más de tres décadas.

Anteriormente, la interrupción del embarazo solo se permitía en Argentina en casos de violación o cuando la salud o la vida de la madre estaban en peligro. Sin embargo, los activistas dicen que la ley no se implementó de manera consistente, y que los abortos habitualmente no están disponibles incluso cuando las mujeres tenían derecho a ellos legalmente, además los abortos clandestinos son la principal causa de muertes maternas.

Si bien la última legislación es el noveno proyecto de ley en los últimos 15 años para abordar las leyes de aborto altamente restrictivas de la nación, es marcadamente diferente en el sentido de que tuvo el apoyo del presidente.

Alberto Fernández, el líder de centro izquierda de la nación predominantemente católica romana, se comprometió a legalizar el aborto durante su primer discurso anual ante el Congreso. Fernández, quien juró como presidente en diciembre pasado, dijo que la ley existente “condenaba a muchas mujeres, generalmente de escasos recursos, a recurrir a prácticas abortivas en absoluto secreto, poniendo en riesgo su salud y, a veces, su vida”.

El presidente, quien presentó la legislación que permite a las mujeres abortar hasta la semana 14 de embarazo, agregó: “El aborto ocurre; es un hecho. Un estado debe proteger a los ciudadanos en general y a las mujeres en particular. Y en el siglo XXI, toda sociedad debe respetar la elección individual de sus miembros para decidir libremente sobre sus cuerpos”.

Fernández, cuyos intentos de legalizar el aborto se retrasaron por la crisis de covid, dijo que la nueva legislación finalmente salvaría vidas, ya que más de 38,000 mujeres requieren tratamiento hospitalario cada año debido a interrupciones ilegales, con más de 3,000 muertes desde 1983.

Sin embargo, sus esfuerzos por revocar las leyes de aborto de Argentina no se han concretado sin resistencia y la Iglesia católica sigue oponiéndose firmemente a la legislación histórica. La iglesia, que tiene una gran influencia en el país, instó a los senadores a votar en contra del proyecto de ley.

Un proyecto de ley similar que legaliza el aborto fue rechazado por un estrecho margen por el Senado después de obtener la aprobación del Congreso en 2018.

La Coalición Internacional por la Salud de la Mujer, que ha respaldado el movimiento para despenalizar el aborto durante casi 20 años, argumentó que fue en última instancia el activismo “sostenido” de las mujeres lo que alteró las actitudes argentinas hacia el aborto y atrajo la atención de países de todo el mundo.

Shena Cavallo, portavoz de la coalición, dijo: “La votación de hoy es una victoria para los derechos humanos y la culminación de décadas de defensa feminista.

“Todo el mundo tiene derecho al aborto seguro y legal, y la decisión del Senado significa que los argentinos finalmente pueden ejercer su autonomía corporal y tomar decisiones sobre su propia salud y vida. Celebramos hoy, con nuestros socios y el pueblo de Argentina”.

Mientras Agustina Ramon Michel, del Centro de Estudios de Estado y Sociedad (CEDES), agregó: “Insistencia, trabajo duro y colectivo, paso a paso logramos tener una mejor ley sobre el aborto. Fueron muchos años de fabricación, hoy es una celebración. Hicimos historia".

La furia por las leyes de aborto se desató en febrero del año pasado cuando las autoridades se negaron a permitir que una niña de 11 años embarazada por un violador anciano en Argentina tuviera el aborto al que tenía derecho legalmente.

The Independent reveló todos los detalles de la terrible experiencia a la que la niña, llamada "Lucía" para proteger su identidad, fue sometida por médicos que intentaban garantizar que el bebé sobreviviera por razones religiosas, que habían sido revelados por activistas que actuaban en su nombre.

La menor, que había sido violada por la pareja de 65 años de su abuela, dio a luz por cesárea pero su bebé murió el año pasado el Día Internacional de la Mujer.

La indignación también estalló después de que Belen, que no era su nombre real, fuera encarcelada después de sufrir un aborto espontáneo. La joven fue denunciada por un hospital a las autoridades y condenada a ocho años de prisión por homicidio tras ser acusada de inducir un aborto.

Fue liberada en 2017 cuando se anuló su condena, después de pasar casi tres años en la cárcel.

Al celebrar la decisión de legalizar el aborto, Marta Alanis, fundadora de Catholics for Choice e integrante destacada de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratis, dijo: “La victoria trascendental de hoy es para todas las mujeres y niñas que arriesgaron sus vidas porque no podían acceder a servicios médicos seguros y legales.

“Hoy es para Lucía, para Belén y para todas las demás niñas y mujeres que han perdido tanto a manos de un estado ausente”.

Relacionados

Argentina hace historia al legalizar la interrupción del embarazo

Queda en manos del Senado legalización del aborto en Argentina