Multitudinarias manifestaciones repudiaron atentado contra Kirchner en Argentina

·4  min de lectura

Decenas de miles de personas se manifestaron este viernes en Buenos Aires y las principales ciudades de Argentina en repudio a un atentado contra la vicepresidenta Cristina Kirchner, que resultó indemne, con llamados a la convivencia y a terminar con la aguda polarización política.

Con carteles que decían "Basta de odio", los manifestantes coparon la Plaza de Mayo, frente a la Casa Rosada, sede de la presidencia, en una de las  más grandes demostraciones realizadas en Buenos Aires en mucho tiempo.

Kirchner, líder de la corriente de centro-izquierda del peronismo y dos veces presidenta entre 2007 y 2015, fue atacada la noche del jueves por un hombre con un arma de fuego que no se disparó, en medio de una creciente polarización luego de un pedido de la Fiscalía para que sea condenada a 12 años de cárcel e inhabilitada políticamente en un juicio por presunta corrupción.

"Estoy asustadísimo de pensar que ese tiro hubiera salido, no lo quiero ni imaginar", dijo a la AFP Emilio Costagiomi, un programador de 55 años. "Vine para que nos acompañemos en este momento tan feo, para abrazarla a Cristina y para que se baje la cosa de todos los lados, para aplacar los ánimos", añadió.

El analista político Carlos Fara opinó que los principales partidos políticos intentarán ahora "hacer bajar las aguas".

"Este incidente ocurre después de dos semanas de alta tensión política. No creo que haya ningún responsable político de esto, pero se generan climas que provocan estas situaciones", dijo a la AFP.

La tentativa de magnicidio fue repudiada por los principales dirigentes de la oposición Juntos por el Cambio (centro-derecha). El sábado, el Congreso tiene previsto realizar una sesión especial.

Diego Reynoso, politólogo en la Universidad de San Andrés, consideró que "había ya un nivel de violencia verbal y simbólica, que ahora traspasó al comportamiento, se materializó".

"Este hecho es un parteaguas", dijo Reynoso a la AFP. En años recientes "nunca había sido un problema en Argentina la violencia política. Se está rompiendo un consenso cívico y democrático que teníamos, y es lamentable".

El papa Francisco, antiguo arzobispo de Buenos Aires, expresó su "solidaridad y cercanía en este delicado momento" a su compatriota y dijo que reza porque "prevalezcan siempre la armonía social y el respeto de los valores democráticos".

Estados Unidos condenó "enérgicamente el intento de asesinato" y expresó su apoyo "al gobierno y al pueblo argentino en el rechazo de la violencia y el odio", según un mensaje del secretario de Estado Antony Blinken en Twitter.

- Ante la justicia -

La jueza María Eugenia Capuchetti y el fiscal Carlos Rivolo, a cargo de la investigación caratulada como intento de homicidio agravado, tomaron este viernes las primeras declaraciones a Kirchner y una serie de testigos, policías y custodios.

El detenido, de nombre Fernando André Sabag Montiel, de 35 años, es de nacionalidad brasileña, de madre argentina y padre chileno. Vive en Argentina desde 1993. Había sido apresado el 17 de marzo de 2021 por portación de arma blanca pero luego la causa se cerró. El hombre lleva un símbolo nazi tatuado en el codo.

Para atacar a la vicepresidenta, el hombre se coló entre los militantes que cada noche desde que se pidió su condena la esperan a la puerta de su casa para apoyarla. Los propios seguidores de Kirchner sometieron al atacante que le colocó una pistola Bersa 380 a pocos centímetros del rostro.

Kirchner, de 69 años, tan amada por sus seguidores dentro del peronismo como detestada por sectores opositores, sigue teniendo gran influencia y poder en Argentina, siete años después de haber dejado la presidencia y uno antes de las elecciones de 2023, sobre las que aún no ha mostrado sus intenciones.

En Twitter, los términos “#NoLesCreoNada”, “#OperetaK” y “#CFKSeVictimiza” fueron tendencia este viernes. Cecilia Rossi, una vecina de 57 años de la cuadra donde vive Kirchner, consideró que "es todo una payasada que está encubriendo cosas que están pasando graves en el país", en declaraciones a la AFP.

- Breve saludo -

Kirchner no se dio cuenta del ataque en el momento en que ocurría, según su abogado Gregorio Dalbón, quien consideró que falló el esquema de seguridad. "Aún no se sabe si fue una persona solitaria o si tiene que ver con algo más", añadió.

Hasta ahora, la vicepresidenta no ha hecho ninguna declaración. A mitad de la tarde de este viernes, salió de su domicilio hacia un lugar desconocido. Vestida con un pulóver rosado y con lentes oscuros, saludó brevemente con la mano a sus seguidores.

La semana próxima comenzará la etapa de alegatos de la defensa en el juicio que se le sigue a Kirchner y otras doce personas. Se estima que su turno será hacia fines de septiembre.

La vicepresidenta ha sido sobreseída en varias causas, pero aún enfrenta cinco procesos judiciales.

ls/nn/ltl