Argentina: CFK reaparece; propone acuerdo contra crisis

DÉBORA REY
·3  min de lectura

BUENOS AIRES (AP) — En momentos en que la popularidad del presidente argentino Alberto Fernández sufre las consecuencias de la explosiva combinación entre crisis económica y pandemia de coronavirus, la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner reapareció el lunes con un extenso texto en el cual negó su influencia sobre las decisiones del mandatario, pero cuestionó a sus funcionarios y propuso un amplio acuerdo con la oposición y empresarios.

Salvo por su labor como titular del Senado, la actividad política de Fernández de Kirchner se mantiene bajo estricta reserva. Ha participado de pocos actos del gobierno y, como no da entrevistas, sus opiniones trascienden a través de esporádicas publicaciones en sus redes sociales.

En vísperas de cumplirse el décimo aniversario de la muerte de su esposo y expresidente Néstor Kirchner (2003-2007), fecha que además coincide con el primer año del triunfo del peronismo en las elecciones generales de 2019, la dirigente se pronunció sobre temas centrales de la agenda pública.

“En la Argentina el que decide es el Presidente”, enfatizó justo en momentos en que la oposición le atribuye una influencia desmedida sobre cada decisión de gobierno. “Puede gustarte o no lo que decida, pero el que decide es él. Que nadie te quiera convencer de lo contrario. Si alguien intentara hacerlo, preguntale que intereses lo o la mueven”.

No obstante, en otro párrafo Fernández de Kirchner dejó trascender una crítica al gobierno al afirmar que “más allá de funcionarios o funcionarias que no funcionan y más allá de aciertos o desaciertos, no tiene ninguno de los ‘defectos’ que me atribuían y que según no pocos, eran los problemas centrales de mi gestión” entre 2007 y 2015.

El pronunciamiento de la exmandataria se produce en el momento de mayor debilidad del presidente Fernández desde que asumió en diciembre de 2019. Si bien llegó a tener una popularidad mayor al 60% al principio de la pandemia de coronavirus, en los últimos meses cayó a la mitad a medida que el deterioro económico se profundizó.

Según una encuesta de la consultora Director de Giacobbe & Asociados, cerca del 57% de los consultados cree que Fernández de Kirchner es quien toma las decisiones contra 34,6% que opina es Alberto Fernández. El sondeo se realizó entre 13 y 15 de octubre en todo el país sobre 2.500 casos y un margen de error de 2 puntos porcentuales.

La expresidenta de centro-izquierda admitió que “el freno a la economía y la incertidumbre generalizada sobre que va a pasar con nuestra vida son agobiantes. No esta explicado en ningún libro ni hay teoría que lo resuelva. No hay soluciones. Es permanente ensayo y error. O mejor dicho: brote, contagio y volver otra vez para atrás”.

Más allá de la pandemia, Fernández de Kirchner opinó que el problema de la economía argentina no es ideológico sino anida en su naturaleza “bimonetaria”.

“Es que la Argentina es el único país con una economía bimonetaria: se utiliza el peso argentino que el país emite para las transacciones cotidianas y el dólar estadounidense que el país -obviamente- no emite, como moneda de ahorro y para determinadas transacciones como las que tienen lugar en el mercado inmobiliario. ¿Alguien puede pensar seriamente que la economía de un país pueda funcionar con normalidad de esa manera?”, se preguntó.

Mientras las restricciones cambiarias se profundizaron en el último mes, el peso argentino se deprecia semana tras semana en el mercado ilegal de divisas. En una economía atada el dólar, las alternaciones en su cotización, aún en el circuito ilegal, repercuten directamente en los precios de la toda la economía.

El presidente Fernández ha dicho que no está en sus planes devaluar porque ello no hará más que aumentar la pobreza del 40,9%. Sin embargo, analistas económicos advierten que no es sostenible una brecha de más del 100% entre la cotización oficial y la marginal del dólar.

Para la exmandataria la única salida posible es “un acuerdo que abarque al conjunto de los sectores políticos, económicos, mediáticos y sociales de la República Argentina. Nos guste o no nos guste, esa es la realidad y con ella se puede hacer cualquier cosa menos ignorarla”.