Argentina apela a la comunidad internacional para firmar acuerdo con FMI

·3  min de lectura

El presidente de Argentina, Alberto Fernández, hizo un llamado a la "responsabilidad" de la comunidad internacional para superar las diferencias de su país con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y firmar un acuerdo de facilidades extendidas que alivie sus cuentas.

En una presentación este miércoles sobre el estado de negociaciones de la deuda de Argentina con el FMI, de unos 44.000 millones de dólares, el mandatario reconoció que no se han podido superar diferencias con el organismo multilateral que bloquean hasta ahora la firma de un nuevo acuerdo.

"Soy optimista porque creo que vamos a lograr una reestructuración conveniente para Argentina", afirmó Fernández, pero apeló "a la responsabilidad de quienes dieron ese préstamo, cuando no era viable", al aludir a los países que aprobaron el stand-by de 2018 y ahora tienen reticencia a acompañar los reclamos de su gobierno.

Acompañado por su ministro de Economía, Martín Guzmán, el mandatario insistió en pedir que el FMI exceptúe a Argentina del pago de sobretasas (debido al elevado monto del crédito), que otorgue mayores plazos para el repago y que se permita la negociación multilateral de los derechos especiales de giro, con los que pretende pagar los vencimientos del préstamo stand-by.

"Conseguimos que el G20 apruebe estos planteos y los proponga en el FMI. Si las sobretasas se corrigen, la deuda argentina baja mucho. Si se autoriza la negociación multilateral de los derechos especiales de giro, se nos abre una puerta a un canal de financiamiento que no tenemos y nos puede mejorar las condiciones", explicó Fernández ante los gobernadores.

Argentina desea alcanzar muy pronto un acuerdo de facilidades extendidas que le permita honrar los vencimientos del crédito que tiene vigente con el FMI y que representan unos 19.000 millones de dólares este año y otros 20.000 millones en 2023.

"Buscamos redefinir ese perfil de pagos", señaló Guzmán, quien a la vez apuntó a una coincidencia con el FMI: la necesidad de fortalecer las reservas internacionales a un ritmo de entre 3.000 o 4.000 millones de dólares anuales.

Las reservas internacionales brutas de Argentina se encuentran en unos 39.500 millones de dolares, pero los analistas estiman que las líquidas están por debajo de los 4.000 millones de dólares, un panorama que impide encarar los pagos que deben comenzar en marzo con unos 2.900 millones de dólares.

Según Guzmán, la diferencia principal con el FMI está en la forma de reducir el déficit fiscal. "Resolver los problemas fiscales sobre la base de la recuperación económica es el camino virtuoso. Lo que pide el FMI es diferente a lo que hemos presentado aquí", señaló al insistir en que no se debe recortar el gasto público.

En ese sentido, Fernández aseveró que "para nosotros, la palabra ajuste está desterrada de la discusión, para nosotros hay que crecer. Hemos logrado que el déficit primario sea menor no por menos inversión sino producto del crecimiento".

La economía creció alrededor de 10% este año tras caer 9,9% en 2020 producto de la pandemia. Pero el país enfrenta una inflacion de cerca de 50% anual, una de las más altas del mundo, con 40% de la población en la pobreza.

nn/ls/gm

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.