Argentina extiende al 24 de julio negociaciones para reestructuración de su deuda

Por Adam Jourdan, Eliana Raszewski y Jorge Iorio
FOTO DE ARCHIVO. El ministro de economía de Argentina, Martín Guzmán, habla en el Congreso sobre la situación económica del país y el plan de deuda, en Buenos Aires, Argentina

Por Adam Jourdan, Eliana Raszewski y Jorge Iorio

BUENOS AIRES, 19 jun (Reuters) - El Gobierno de Argentina extendió el viernes en más de un mes, hasta el 24 de julio, el plazo límite para llegar a un acuerdo con acreedores en las negociaciones por la reestructuración de una deuda soberana de cerca de 65.000 millones de dólares, dijo el Ministerio de Economía en un comunicado.

La prórroga es la quinta que realiza el Gobierno del presidente Alberto Fernández para lograr un entendimiento con acreedores internacionales, con quienes las negociaciones sufrieron un enfriamiento en los últimos días.

La nación sudamericana, que en mayo cayó en la novena cesación de pagos de su historia, ha propuesto dos veces mejoras a su oferta para reestructurar su abultada deuda emitida bajo legislación extranjera. Sin embargo, esta semana la tensión entre las partes creció ante la falta de acuerdo. [nL1N2DU2TH]

Los grupos de acreedores exigen que el país mejore aun más su oferta, mientras que la postura del Gobierno es que no puede seguir cediendo después de elevar su propuesta a alrededor de 50 centavos por dólar más un atractivo adicional vinculado a sus exportaciones.

La extensión de las negociaciones fue informada minutos antes de que expirara el plazo anterior. Una fuente con conocimiento de las negociaciones y familiar con la postura del Gobierno dijo a Reuters que el diálogo entre las partes continúa abierto, pero que no es sencillo.

"Los acreedores todavía no entienden que el Gobierno ha llegado al límite absoluto de lo que puede ofrecer. La falta de coordinación entre bonistas ha sido el principal problema y uno que con suerte puede ser mitigado en el curso de un exhaustivo proceso del período de suscripción", señaló.

La fuente, que pidió que su identidad no sea revelada, agregó que el proceso de acuerdos de confidencialidad ha llegado a su límite de utilidad y que actualmente no ayudaría a llegar a un convenio.

Poco después del anuncio del Gobierno argentino, dos grupos de acreedores del país sudamericano, Ad Hoc y Exchange Bondholder Group, dijeron en un comunicado que "continúan listos para participar constructivamente" en las negociaciones, pero que estaban decepcionados con el reciente freno en el diálogo entre Argentina y algunos bonistas. [nL1N2DW2LX]

Por su parte, analistas creen que, a pesar de las tensiones, las dos partes aún deberían poder llegar a un punto en común.

"Aunque hubiera sido mejor que las negociaciones continuaran con declaraciones más constructivas, esta no es la primera vez que la reestructuración parece estar en un punto muerto", dijo Morgan Stanley el viernes en un reporte.

Agregó que con un rendimiento de salida del 10%, la oferta del Gobierno valía alrededor de 49,7 centavos, mientras que la mejor oferta de los dos grupos de acreedores, que incluyen fondos como BlackRock, Fidelity y Alliance Bernstein, valía alrededor de 57 centavos.

"Con una diferencia de menos de 8 puntos, no beneficiaría a ninguna de las partes irse por completo de las negociaciones", dijo el banco de inversión, que sostuvo su opinión de que se alcanzará un acuerdo en el tercer trimestre del año.

Goldman Sachs dijo por su lado que si bien los riesgos habían aumentado, las dos partes podrían encontrar una manera de cerrar una brecha que calculó en 5 centavos y "evitar un incumplimiento desordenado y contencioso".

Los bonos argentinos subieron el viernes en promedio alrededor de 0,9% después de perder terreno un día antes, mientras que el riesgo país caía 38 puntos básicos a 2.565 unidades.

El presidente argentino Alberto Fernández se mostró optimista el viernes respecto a la posibilidad de resolver el tema de deuda con los bonistas y criticó el nivel de endeudamiento que alcanzó el país.

"Las negociaciones con los acreedores avanzan y tenemos la confianza de encontrar un punto de acuerdo", señaló en una entrevista con Radio Nacional. "La Argentina debe dejar esta triste manía de tomar deuda que después no puede cumplir", agregó.


¿QUEMANDO PUENTES?

Conocida ya la decisión del Gobierno de extender el plazo de negociaciones, a fin de mes el país igual enfrenta vencimientos de bonos que tienen un período de gracia de 30 días. Argentina incumplió con tres pagos de intereses en mayo.

Siobhan Morden, de Amherst Pierpont, dijo en un reporte que "la fase final (de las negociaciones) es la más difícil, pero aún parece ilógico que no se pueda alcanzar una solución cuando ambas partes están tan cerca", agregó.

Algunos analistas son más negativos en sus expectativas.

Kim Catechis, jefe de estrategia de inversión de Martin Currie, dijo que en medio de una rudeza "en constante aumento", Argentina se arriesgaba a quemar puentes con los inversores, y advirtió sobre la creciente prominencia de la vicepresidenta, Cristina Fernández de Kirchner.

Un tenedor de bonos con conocimiento de las negociaciones dijo que las dos partes parecían esquivar un acuerdo. "Es como si estuviéramos bailando a su alrededor. Es un juego, lo están tratando como una continuación de un juego de póker que quieren seguir jugando", dijo.

Roger Horn, estratega senior de mercados emergentes de SMBC Nikko Securities America en Nueva York, dijo que, dado el difícil contexto actual, el progreso ya realizado fue notable.

"Cuando lo piensas, obtener una recuperación de casi 50 centavos de dólar de un país 'defaulteador' serial, con los peronistas en el poder, Cristina (Fernández) en la trastienda, con una economía colapsada durante una pandemia, no suena tan mal", señaló.


(Reporte de Adam Jourdan, Eliana Raszewski, Jorge Iorio, Hugh Bronstein, Maximilian Heath, Marc Jones, Rodrigo Campos y Karin Strohecker. Traducido por Eliana Raszewski. Editado por Nicolás Misculin, Jorge Otaola y Manuel Farías)