Arctic Monkeys ¿Se supera a sí mismo?

CIUDAD DE MÉXICO, noviembre 20 (EL UNIVERSAL).- Si bien los horarios no dejaron satisfechos a varios asistentes por distintos empalmes importantes durante el segundo día de actividades de la doceava edición del Corona Capital, al finalizar los conciertos de Paramore y Liam Gallagher, nuevamente hubo que tomar una decisión importante Jamie XX o Arctic Monkeys.

La aplicación del Corona Capital facilitó la decisión, pues solo envío notificación a quienes portaban la app del evento en sus celulares del concierto de la banda liderada por Alex Turner.

Sin más el vocalista y compositor de la banda apareció en la pantalla, en punto de las 10:30, y con su particular tono de voz, entonó la primera canción de la noche portando un elegante traje azul marino, que contrastaba con la iluminación roja del fondo del escenario.

Turner se colocó las gafas oscuras mientras la batería eléctrica, y la gente coreando lo acompañaba.

Las lluvias no acompañaron a la agrupación de Shefield, y como el público deseaba pudieron disfrutar bien secos el concierto de la banda estelar del pasado sábado.

Matt Helders pronto aceleró la batería y con un doble pedal y un golpeteo rápido de tarolas prendió rápidamente a todo el público.

"Hello" saludó Turner al público y con un riff incisivo Jamoe Cook puso a bailar y a cantar s todo el público, cuando él se silenciaba, el bombo de Helders, quien descubrió su talento en la batería por casualidad, hacía vibrar la Curva cuatro del Autódromo Hermanos Rodríguez.

Justo frente al escenario, una rueda de la fortuna de aproximadamente 10 metros de altura era testigo, de como la banda británica concluía con el segundo día de actividades.

"¡Alejandro, Alejandro!" gritaba la gente un tanto en broma, un tanto con pasión a Alex Turner quien serio y sobrio se adelantaba hacia el micrófono, en cada oportunidad.

Quienes no lograron rebasar la barrera situada a unos cien metros del escenario principal también bailaban y disfrutaban pese a la lejanía con la tarima y el juego de luces, pues tres columnas extendían el sonido casi hasta el otro extremo donde Gallagher había previamente finalizado su concierto.

Y aunque Cook no apareció de inicio en el escenario con su característica Fender Telecaster Roja, el concierto convencía ya a varios fans. "Hasta ahora va bien", se escuchaban los comentarios entre el público.

Y es que en su último concierto en México en el año 2019, la banda dejó mucho que desear durante su presentación en el Foro Sol.

Mientras se descubría si Arctic superaría su última aparición en México, lo que ya era una realidad es que había superado en asistentes a su antecesor Head Liner My Chemical Romance, pues los seguidores que no pudieron llegar más adelante, o simplemente disfrutaron más el concierto mirando a lo lejos, se distribuían hasta el representativo alebrije, ubicado entre los escenarios Agua Rifada y Corona.

Mucho más cerca del escenario, hasta donde era posible accesar por la cantidad de público, algunos grababan, otros bebían otros cantaban eufóricamente, algunos encima de los hombros de algún acompañante, en las canciones más lentas incluso disfrutaban de un cigarro mientras charlaban.

El final llegó (tal) , sonó, y como no queriendo el público tuvo que abandonar las inmediaciones del Autódromo, esperando ahora el concierto estelar del domingo Miley Cyrus.

"Que hermosa audiencia", expresó Turner para despedirse de su público de la Ciudad De México, a quienes, contrario a su concierto de hace tres años dejó satisfechos, quizá por su rendimiento, o quizá por el eufórico regreso a los conciertos, que ha enmarcado cada show de este 2022.

"! Monos, Monos, Monos !", despidió la gente a los Arctic Monkeys.