Arce nombra un gabinete con técnicos y militantes para afrontar la crisis

La Paz, 9 nov (EFE).- El primer consejo de ministros del presidente de Bolivia, Luis Arce, conformado mayormente por militantes del Movimiento al Socialismo (MAS) y algunos técnicos, tomó juramento este lunes con el reto de afrontar la crisis económica, sanitaria y social que vive el país.

Arce designó en esta jornada a los titulares de 16 de los 17 ministerios existentes actualmente y anunció la reposición de la cartera de Culturas, que había sido suprimida durante el Gobierno transitorio de Jeanine Áñez.

Trece hombres y tres mujeres integran el nuevo gabinete de ministros de Bolivia, entre ellos militantes del MAS, exsindicalistas, excolaboradores de Arce cuando estuvo al frente del Ministerio de Economía y algunos otros exfuncionarios de cargos menores en las gestiones gubernamentales.

En su discurso, el mandatario sostuvo que el suyo será un Gobierno "sumamente austero" y anticipó que les esperan "duras jornadas de trabajo" para lograr la "reconstrucción" económica del país.

Arce manifestó que debía conformar un consejo de ministros que esté a la altura de los "grandes desafíos" que tiene Bolivia, por lo que eligió "a lo mejor" para su gabinete, al que calificó de "familia", con el objetivo de sacar al país de la crisis.

Los desafíos están no solamente en el área económica, sino también en la social porque la pandemia de la covid-19 "ha profundizado la pobreza" en Bolivia, con una parte de la población que pasa "hambre", lamentó.

La crisis educativa y los desafíos "en el orden de la política internacional" también son parte de los retos mencionados por el nuevo presidente boliviano, que ha pedido a sus ministros que reporten con urgencia cómo encuentran los respectivos departamentos estatales para así tomar las primeras medidas cuanto antes.

Arce, que fue ministro de Economía en doce de los casi 14 años de Evo Morales al frente de Bolivia, criticó en la víspera en su discurso de investidura que el país se había hundido no sólo por la pandemia mundial, sino por lo que consideró una pésima gestión en los once meses del Gobierno transitorio de Áñez.

"Vamos a salir adelante" con la capacidad, el "desprendimiento y el compromiso de los nuevos ministros" y del equipo de su vicepresidente David Choquehuanca, confió.

PROMESA DE RECONCILIACIÓN

El Ministerio de la Presidencia, una de las carteras clave del Gobierno boliviano, quedó por primera vez a cargo de una mujer, María Nela Prada, una militante del MAS que trabajó estrechamente con Arce cuando fue ministro.

La nueva ministra es hija de Ramón Prada, fallecido exprefecto de la región oriental de Santa Cruz que militó en la derechista Acción Democrática Nacionalista (ADN), y de Betty Tejada, que fue diputada por el MAS y presidenta de la Cámara baja en la legislatura 2013-2014.

En el discurso en representación del gabinete, Prada puso como ejemplo su propio caso para mencionar que aunque ella y su padre tuvieron "ideas y posiciones diferentes respecto a la militancia", él le enseñó "a respetar y valorar esas diferencias".

"Aceptar las diferencias es muchas veces un camino difícil, pero es un camino que tenemos que recorrer entre todos los bolivianos por el enorme reto que tenemos en este momento de construcción y reconstrucción de un país", sostuvo.

También aseguró que ahora toca "sanar heridas" y dejar atrás la violencia, que es "el fracaso de la política, es el fracaso de enfrentar ideas".

Según la ministra, "las batallas de ideas son sanas, las diferencias son sanas, pero la violencia y la muerte nunca lo serán", por lo que abogó por reconstruir el país aceptando las diferencias existentes, "que el hecho de ser adversarios políticos no implique la aniquilación del otro".

EL GABINETE DE ARCE

Junto a Prada hay otras tres mujeres en el gabinete y la promesa de que una cuarta ocupará la cartera de Culturas una vez que Arce la reponga.

Entre los ministros hay algunos rostros conocidos de las gestiones de Morales, como el expresidente de la Cámara de Diputados y exgobernador de la región central de Cochabamba Edmundo Novillo, que es el ministro de Defensa.

También están varios exviceministros y antiguos colaboradores de Arce cuando estuvo al frente de Economía, una cartera que quedó en manos de Marcelo Montenegro.

El nuevo canciller boliviano es el jurista y excandidato a senador por el MAS Rogelio Mayta, que fue abogado de las víctimas de la llamada "Guerra del Gas", una revuelta social ocurrida en 2003 en Bolivia.

El Ministerio de Salud, que tuvo tres cambios durante el Gobierno transitorio, está a cargo del cardiólogo Edgar Pozo, hasta hoy director del Instituto Nacional del Tórax y sin militancia en el MAS.

El nombramiento del consejo de ministros coincidió con el retorno de Evo Morales a Bolivia casi un año después de su renuncia a la Presidencia denunciando que era forzado por un supuesto golpe de Estado, ante la grave crisis que cortó su mandato de cerca de 14 años consecutivos.

Gina Baldivieso

(c) Agencia EFE