Arath de la Torre revela que tuvo una vida dura antes de ser famoso

·3  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, noviembre 5 (EL UNIVERSAL).- En su juventud, antes de entrar al medio del espectáculo, Arath de la Torre tuvo que pasar por una vida dura en la que trabajó en todo tipo de cosas: como mago, en un taller de serigrafía, de ayudante de albañil, lijando la madera de los barcos y hasta vendiendo hamburguesas.

El actor compartió en entrevista con Yordi Rosado algunos de los momentos más complicados por los que pasó desde los seis años, cuando se divorciaron sus padres, y cómo el crecer con una educación militar, lo hizo una persona estricta. Al respecto, Yordi también se abrió y contó que igualmente fue difícil vivir el divorcio de sus papás pues también había peleas.

"Siempre pude sobrevivir gracias a la formación que me dio básicamente mi madre porque con mi padre no conviví", comentó.

Arath a la fecha tiene en su mente escenas de violencia fuertes en las que por ejemplo sus papás peleaban por decidir con quién se iría su hijo.

"Desde muy niño supe que tenía que enfrentarme a la vida prácticamente solo", relató.

"Tal vez dañó un poco mi autoestima en muchos sentidos pero a la vez pude construirme poco a poco, tengo esa naturaleza, poco a poco pude ir saliendo. Hasta la fecha me duele porque ya soy papá, tengo 45 años y me sigue doliendo y veo a mis hijos y digo yo no les quiero hacer lo mismo, repetir la historia".

Cuando sus padres se separaron, Arath se fue a vivir a Cancún. Ahí la historia de nueva cuenta se complicó pues su padrastro era alcohólico y la situación financiera lo llevó a entrar a escuelas de gobierno. En Cancún recordó que hacía shows de magia para trabajar y también cantó con un grupo de rock.

"Mi primer trabajo fue en McDonald's, nos reclutaron muy chavitos porque iban a abrir el primer restaurante en Cancún y el dueño era muy amigo de mi mamá".

"Un día, después de haber recorrido todas las áreas (del restaurante) decido irme a la de intendencia que es echar el trapo afuera en los pasillos y justo ese día cae la banda Timbiriche ¡y yo quería ser artista! Estoy trapeando y veo pasar unas patotas y eran las de Biby Gaytán. Fueron llegando todos y yo aquí trapeando", contó.

Aún con todas las dificultades el actor tiene una buena relación con su padre biológico a quien considera el mejor abuelo que pueden tener sus hijos y les da todo lo que no pudo darle a él.

"Si algo tengo de recuerdos de mi padre son puros recuerdos buenos. Nunca tuve un golpe, sí los veía peleando pero hacia mí no y hasta la fecha es un abuelo muy amoroso, es un padre difícil que sufrió mucho. Creo que nunca me ha dicho te amo y he entendido muchas cosas ahora que soy papá de por qué es importante estar con tus hijos".

Para Arath las dos cosas que son más importantes son sus hijos y pasar su tiempo con ellos, y su carrera artística.

"Yo tengo mucho que ganar estando presente, yo ya perdí mucho y lo estoy recuperando y me siento muy bien y ver a mi padre cómo los trata, mi padrastro rehabilitado, esta nueva vida que tienen mis hermanos me llena de orgullo".