El arancel externo y el azúcar marcan el inicio de la primera Cumbre virtual del Mercosur

Asunción, 29 jun (EFE).- La revisión del Arancel Externo Común (AEC) y la apertura a conversar sobre la liberalización del azúcar, con restricciones comerciales dentro del bloque, marcaron el inicio de la Cumbre del Mercosur en la que Paraguay cederá el testigo el jueves a Uruguay, en un encuentro que se celebrará por videoconferencia a causa de la pandemia del coronavirus.

El grupo "ad hoc" azucarero se citó de forma virtual 19 años después de su último encuentro, en la que fue su decimoquinta reunión en las casi tres décadas de existencia del Mercosur.

Esta toma de contacto, con la posibilidad de la liberalización todavía lejana, sirvió a Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, los cuatro miembros del bloque, para intercambiar información, datos y estadísticas sobre producción, industrialización y comercialización.

Brasil, principal productor y exportador de azúcar, ocupa una posición dominante respecto al resto de países, que en las últimas décadas se han mostrado cautelosos ante la liberalización del sector.

El viceministro de Relaciones Económicas de la Cancillería paraguaya, Didier Olmedo, recordó ese "temor" existente entre Argentina, Paraguay y Uruguay ante la "gran asimetría" que genera la posición de Brasil y, sobre todo, los subsidios que recibe el sector.

"No siempre las políticas de incentivos en el Mercosur están armonizadas. En el Mercosur no tenemos una política agrícola de apoyo como en la Unión Europea. Esos elementos son muy difíciles de armonizar y la liberalización de ese mercado (azucarero) tiene que ser el resultado final de un largo proceso", agregó Olmedo.

También reconoció que el tratamiento del azúcar dentro del bloque es un tema "muy delicado" que se ha postergado durante décadas sin poder avanzar en su liberalización.

REVISIÓN DEL ARANCEL EXTERNO COMÚN

En esta primera jornada, el director general de Política Económica de la Cancillería, Raúl Cano, también anunció que el grupo encargado de las cuestiones relacionadas con el AEC evaluará mañana la posibilidad de renovar el mandato para la revisión de la dispersión y la consistencia del AEC, que vencía con el mandato de Paraguay este semestre.

Cano resaltó que "la nueva Administración del Gobierno argentino (de Alberto Fernández) pudo incorporarse al proceso" para revisar ese mandato.

El AEC puede llegar hasta el 35 % para algunas mercaderías procedentes del exterior y la intención de algunos miembros del bloque es reducirlo.

Para Cano, la bajada de ese arancel llevaría al Mercosur "hacia un mundo más abierto y mucho más dinámico" y espera que el grupo encargado eleve una propuesta al Grupo de Mercado Común (GMC).

Al margen de la revisión del AEC como uno de los asuntos pendientes del Mercosur, en este semestre los países del bloque se han visto obligados a reducir los aranceles, con un total de 38 directivas, para evitar el desabastecimiento durante la pandemia y mantener el flujo comercial.

NUEVOS ACUERDOS COMERCIALES

A lo largo de esta semana, los representantes de los cuatro países del Mercosur se esmerarán en concluir los aspectos legales de los acuerdos ya cerrados con la Unión Europea, en junio de 2019, y con la Asociación Europea de Libre Comercio (EFTA) por sus siglas en inglés, en agosto de ese mismo año.

El objetivo del Mercosur es asegurarse las firmas definitivas con esos dos bloques, a ser posible a lo largo del próximo semestre, para "tratar de generar otras redes comerciales con otros países", como aseguró Cano.

Además de los acuerdos con la UE y EFTA, con los que Mercosur se garantizaría el libre comercio con el Viejo Continente, el bloque sudamericano también tiene entre sus prioridades las conversaciones con Canadá, Corea y Singapur, según Cano.

El Mercosur confirma así su apuesta por el multilateralismo que Paraguay ha defendido a lo largo de estos seis meses.

CORONAVIRUS MARCA LA AGENDA

La irrupción de la pandemia del coronavirus condicionó la agenda del bloque durante el último semestre y, también, la celebración de esta cumbre, desde su realización por videoconferencia hasta los temas en agenda.

El impacto del coronavirus en las medidas adoptadas por los países durante estos meses seguirá presente en las reuniones de los próximos días así como en la Cumbre de Presidentes, que se celebrará el jueves.

El mandatario de Paraguay, Mario Abdo Benítez, en su carácter de presidente pro témpore, convocó a sus pares, el brasileño Jair Bolsonaro, el argentino Alberto Fernández y el uruguayo Luis Lacalle, durante la pandemia para tomar acciones comunes y proponer una posible compra conjunta de medicamentos.

Noelia F. Aceituno

(c) Agencia EFE