Arabia Saudita: el príncipe Mohammed fue operado de apendicitis en momentos de tensión con EE.UU.

·3  min de lectura
El príncipe saudí Mohammed Ben Salman
Reuters

BEIRUT.- El príncipe heredero saudita Mohammed Ben Salman fue operado con éxito de apendicitis en un hospital en Riad mientras enfrenta fuertes tensiones con Estados Unidos ante la espera en el día de hoy de un informe detallado sobre el presunto involucramiento directo del príncipe en el homicidio del periodista saudita Jamal Khashoggi en el consulado de su país en Estambul en 2018.

El príncipe Mohammed, de 35 años, pasó por una cirugía laparoscópica en el Hospital Especialista Rey Faisal en la capital del país según informó la agencia de noticias SPA. La televisión transmitió imágenes de Ben Salman caminando hacia el auto que lo esperaba fuera del hospital luego del procedimiento.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

El nombre del heredero al trono del mayor exportador de petróleo en el mundo podría aparecer en un informe de inteligencia desclasificado, que pronto será publicado por la administración de Joe Biden. Muchos expertos apuestan a que el hijo del rey Salman es cómplice del asesinato del periodista Khashoggi.

De acuerdo a varios medios de comunicación, las agencias de inteligencia estadounidenses tendrían un grado de confianza medio a alto de que el príncipe y el gobernante de facto estuvieron implicados en dar la orden de asesinato del opositor saudita en el consulado de Estambul.

La Casa Blanca informó ayer que se espera que el presidente Biden se comunique con el rey Salam de Arabia Saudita, de 85 años. El anuncio se produjo ante reclamos de activistas de derechos humanos y disidentes sauditas que incitan a la administración a nuevas sanciones que, según dicen, podrían contener la represión del príncipe heredero conocido como MBS.

Cómo un chico de 14 años ayudó a mejorar el proceso de vacunación en Estados Unidos

Biden aspira a un cambio profundo en su relación con su aliado. En su primer discurso sobre política exterior anunció el fin del apoyo a las “operaciones ofensivas” de Arabia Saudita en Yemen, una “catástrofe humanitaria” a la que Washington contribuyó con armamento.

La tibia reacción del gobierno de Donald Trump ante el escándalo internacional por el asesinato de Jamal Khashogi fue muy criticado por los activistas y disidentes, quienes ansían que Biden tome medidas más significativas.

U.S. President Donald Trump walks past Saudi Crown Prince Mohammed bin Salman as he arrives for a family photo during the G20 leaders summit in Buenos Aires, Argentina November 30, 2018
Kevin Lamarque


El ex presidente Donald Trump junto al príncipe Mohammed Ben Salman durante el G20 en Buenos Aires, Argentina Noviembre 30, 2018 (Kevin Lamarque/)

“Las sanciones de la administración Trump no disuadieron a MBS de perseguir a otros. La administración de Biden debe tomar medidas más efectivas al sancionar a altos funcionarios y figuras políticas, instituciones y entidades que contribuyeron al asesinato”, sentenció Khalid Aljabri, el hijo de Saad Aljabri, un ex alto funcionario y asistente de Mohammed ben Nayef, el ex príncipe heredero que ahora está en la cárcel. Aljabri vive exiliado en Canadá.

Agnes Callamard, especialista de la ONU en ejecuciones extrajudiciales, sumarias o arbitrarias, dijo que se espera que el informe de la Oficina del Director de Inteligencia Nacional (DNI) brinde información sobre quién fue el responsable del crimen cometido en octubre de 2018.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

“Una vez que tengamos más evidencia, va a ser realmente imposible para el resto del mundo ignorar cualquier tipo de información que proveída”, dijo Callamard en el día de ayer en una conferencia en la Universidad de Columbia.

Añadió que Biden debería ejercer presión sobre los sauditas para identifiquen la ubicación de los restos de Khashoggi, quien fue descuartizado, además de permitirle a sus hijos exiliarse de Arabia Saudita si así lo desean, y detener los compromisos diplomáticos entre Estados Unidos y el príncipe si la evidencia lo condena culpable.

Agencias ANSA y Reuters