Arabia Saudita condena a casi 6 años de cárcel a una ferviente defensora de los derechos de la mujer

LA NACION
·4  min de lectura

RIAD.- La activista saudita de derechos humanos Loujain al Hathloul que militaba para que se levantara la prohibición de las mujeres a manejar, fue condenada hoy a cinco años y ocho meses de prisión por un tribunal antiterrorista, aunque podría ser liberada próximamente, indicaron medios de prensa locales.

Al Hathlou fue declarada culpable de "diversas actividades prohibidas por la ley antiterrorista" indicó un representante del medio online Sabq, presente en la audiencia.

Alemania: cuatro trabajadores de salud recibieron por error una sobredosis de la vacuna contra el Covid-19

Según medios sauditas, la pena puede suspenderse por dos años y diez meses "bajo condición de que no cometa un nuevo delito en los próximos tres años".

La militante se encuentra en arresto provisional desde hace más de dos años, periodo que fue tomado en cuenta para la condena pronunciada, explicaron medios sauditas citando el fallo del tribunal. Por este motivo la activista podría ser "liberada en dos meses", explicó en un tuit su hermana Lina.

Otra fuente cercana a la familia y el grupo opositor saudita Alqst, con sede en Londres, afirmaron que sería liberada antes de marzo.

"Estamos muy decepcionados con esta sentencia (...). Presentaremos un recurso, aunque no tengamos muchas esperanzas depositadas en el sistema judicial saudita", dijo a la AFP Walid Al Hathloul, el hermano de la condenada.

Esta sentencia "muestra claramente que, desde el primer día, el tribunal actuó por motivos políticos", añadió Walid, entrevistado desde Canadá.

Por su parte, la diplomacia francesa demandó este lunes "su rápida liberación" a las autoridades sauditas, declaró un portavoz adjunto del ministerio de Exteriores francés.

Al Hathloul fue detenida en mayo de 2018 junto a otras activistas poco antes de que el país levantara la prohibición de conducir vehículos a las sauditas, reforma por la que militaban estas mujeres.

Según el ministro de Relaciones Exteriores saudita, Fayzal bin Farhan al Saud, Loujain al Hathloul, de 31 años, está acusada de haber estado en contacto con Estados "hostiles" al país y de haberles transmitido informaciones confidenciales. Sin embargo, el gobierno no aportó ninguna prueba concreta que apoye estas acusaciones, según el entorno más cercano de la enjuiciada.

La familia de la activista anunció el 25 de noviembre que su caso había sido transferido por un juez de la corte penal de Riad a un tribunal encargado de casos de terrorismo. Este tribunal penal especializado fue creado en 2008 para juzgar casos de terrorismo, pero desde entonces ha servido para juzgar a presos políticos, de acuerdo a organizaciones de defensa de los derechos humanos. Arabia Saudita es muy criticada en Occidente por su balance en esta materia.

Loujain al Hathloul había iniciado una huelga de hambre en la cárcel el pasado 26 de octubre, pero la interrumpió dos semanas después, según su familia y Amnistía Internacional (AI).

Estado físico "débil"

Además, Al Hathloul, compareció el 11 de diciembre, dos días después de la sentencia por parte del mismo tribunal contra un destacado médico estadounidense-saudí, Walid Fitaihi, a seis años de prisión.

Loujain, militante "encarnizada" por la causa de las mujeres sauditas, solamente ha realizado actividades pacíficas en el reino ultraconservador. Desde hacía mucho tiempo organizaba campañas por el derecho de las mujeres sauditas a poder conducir y por el fin de la tutela que coloca a las mujeres a merced total de los hombres.

Es inminente en Gran Bretaña la luz verde para la vacuna de AstraZeneca

Graduada por la Universidad de Columbia Británica (UBC) de Canadá, fue detenida poco antes de que se levantase la prohibición de conducir a las sauditas, por "intento de desestabilización del reino".

La familia de Al Hathloul afirma que, durante su detención, ha sido víctima de acoso sexual y tortura. La activista narró, de acuerdo a su familia, que el exasesor real, Saud al Qahtani, amenazó con violarla y matarla, lo que las autoridades niegan vigorosamente.

No es la primera vez que esta mujer, familiarizada con las redes sociales y procedente de Al Qassim, región conservadora ubicada en el centro de Arabia Saudita, se encuentra entre rejas. A fines de 2014 fue detenida por intentar ingresar a Arabia Saudita al volante de un automóvil desde Emiratos Árabes Unidos. Fue liberada 73 días más tarde, tras una campaña internacional.

Agencia AFP