Apurado por validar la Sputnik V, el gobierno de Rusia convoca a científicos internacionales a “cooperar en la investigación” sobre la vacuna

·5  min de lectura
Las vacunas fabricadas en Rusia aún no cuentan con la aprobación de la Organización Mundial de la Salud y tampoco son aceptadas en decenas de países del mundo
Las vacunas fabricadas en Rusia aún no cuentan con la aprobación de la Organización Mundial de la Salud y tampoco son aceptadas en decenas de países del mundo

MOSCÚ.- El Fondo Ruso de Inversión Directa (RDIF), el cual financia la producción de la vacuna Sputnik V, convocó a instituciones científicas y expertos internacionales a “cooperar en la investigación de datos sobre la eficacia y seguridad” de los fármacos desarrollados en Rusia.

La invitación se da en medio de problemas y demoras para la aprobación de la Sputnik V y las otras vacunas de rusas en el resto de los países del mundo, y ante la falta de la luz verde por parte de la Organización Mundial de la Salud para la validación de los fármacos.

Otro golpe a la Sputnik V: hospitales indios cancelan la compra de miles de dosis

En un desesperado esfuerzo por conseguir la aceptación de sus vacunas, el gobierno de Vladimir Putin llamó a que todos “los solicitantes que deseen iniciar una investigación científica” sobre la seguridad, la eficacia y la comparación de datos mundiales de la “Sputnik V, Sputnik Light y otras vacunas”, se contacten con el RDIF y describan “las áreas de interés y propuestas de cooperación específicas”.

“El seguimiento y análisis de los resultados del uso de las vacunas Sputnik V y Sputnik Light, así como la investigación científica, son prioridades para RDIF como inversor en el desarrollo y promoción internacional de estas vacunas. El Fondo está interesado en ampliar el conocimiento de los científicos rusos e internacionales, así como en concienciar al público sobre los datos del mundo real sobre seguridad y eficacia de Sputnik V, Sputnik Light y otras vacunas”, explica la convocatoria difundida por el fondo soberano.

Una mujer sale de un centro de vacunación después de recibir una inyección de la vacuna rusa Sputnik V en una tienda adyacente a la Plaza Roja de Moscú, el jueves 1 de julio de 2021. (AP Foto/Pavel Golovkin)
Una mujer sale de un centro de vacunación después de recibir una inyección de la vacuna rusa Sputnik V en una tienda adyacente a la Plaza Roja de Moscú, el jueves 1 de julio de 2021. (AP Foto/Pavel Golovkin)


Una mujer sale de un centro de vacunación después de recibir una inyección de la vacuna rusa Sputnik V en una tienda adyacente a la Plaza Roja de Moscú, el jueves 1 de julio de 2021. (AP Foto/Pavel Golovkin)

En el RDIF destacan que la vacuna Sputnik V es “la primera vacuna registrada en el mundo” y que Rusia fue el primer país del mundo “en iniciar asociaciones con otros fabricantes de vacunas y en realizar una investigación conjunta sobre la combinación del primer componente del fármaco con vacunas extranjeras”. En esta misma línea, sostienen que “promueven activamente la cooperación y la creación de redes de la comunidad científica internacional sobre la vacuna Sputnik V”.

“En enero de 2021, RDIF y el Instituto Gamaleya crearon el Consejo Asesor Científico Internacional sobre la vacuna Sputnik V, que reunió a los principales científicos en virología, microbiología e inmunología de Argentina, Gran Bretaña, Croacia, Francia, Alemania, India, Suecia, Estados Unidos y Rusia. Se han publicado estudios basados en el análisis del uso de las vacunas Sputnik V y Sputnik Light en las principales revistas médicas internacionales revisadas por pares: The Lancet, EClinical Medicine (publicado por The Lancet), Vaccines, Cell Reports Medicine”, detallan.

Sputnik V: el ministro de Salud ruso asegura que la OMS destrabó la aprobación

La iniciativa de Putin, además, no es solo un llamado a los científicos internacionales a trabajar en conjunto con Rusia, sino que implica un “respaldo de la publicación de nuevos estudios independientes sobre los resultados de la vacunación con Sputnik V y Sputnik Light”.

“La seguridad, la eficacia y la ausencia de efectos negativos a largo plazo de las vacunas adenovirales han sido probadas por más de 250 estudios clínicos durante dos décadas. No hay alergias fuertes causadas por Sputnik V”, concluye la convocatoria, en la que se defiende fehacientemente el desarrollo del esquema de inmunización nacional contra el Covid-19.

Disputa con la OMS

El sábado pasado, el gobierno ruso anunció que “se habían levantado todas las barreras” para que la vacuna Sputnik reciba el visto bueno de la Organización Mundial de la Salud (OMS), pero lo cierto es que los registros del proceso de precalificación internacional indican que la evaluación sigue “en espera”.

01-01-1970 El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus
01-01-1970 El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus


01-01-1970 El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus

De hecho, el organismo internacional, que había entablado reuniones con el ministro de Salud ruso, Mikhail Murashko, guardó silencio hasta el martes, cuando dijo -ante la consulta de LA NACION- que aún no hay definiciones respecto de la aprobación de los fármacos rusos.

“Como sucede con otras vacunas candidatas, la OMS sigue evaluando las Sputnik V de distintas plantas de producción y publicará las decisiones sobre su condición en la Lista de Uso de Emergencia (EUL, por su nombre en inglés) cuando todos los datos estén disponibles y la revisión haya finalizado”, informaron en la entidad.

El fin de semana último, hubo un encuentro en Ginebra entre el director de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, y Murashko, luego del cual ambos funcionarios emitieron comunicados distintos. Mientras que el enviado de Rusia le atribuyó al organismo internacional haberle confirmado que “todas las barreras para la autorización de Sputnik V de parte de la OMS se habían eliminado” y que “solo quedaban formalizar procedimientos administrativos menores”, el director general de la entidad se limitó a enumerar los temas que estuvieron en la agenda de la reunión.

El gobierno de Rusia enfrenta desafíos no solo con su inserción internacional en términos del desarrollo de la vacunación contra el coronavirus, sino con el avance de la campaña de inmunización interna. Los rusos desconfían de las vacunas desarrolladas en su propio país y se rehúsan a vacunarse. Esto ha hecho que solo un 30% de los 144 millones de habitantes cuenten con el esquema de vacunación completa, según datos oficiales, los cuales han sido puestos en duda en más de una oportunidad.

Además, el Instituto Gamaleya ha sufrido demoras en la producción del segundo componente de la Sputnik V, tanto para abastecer la vacunación nacional como para distribuir las dosis prometidas a otros países.

Bajo este contexto, se difundió que el gobierno de Rusia estaría analizando incorporar algunas de las vacunas contra el Covid-19 fabricadas en Occidente, a los fines de acelerar la campaña de inmunización y convencer a los suyos a que se vacunen, puesto que también se hicieron famosos los “tours de vacunas” al exterior para una una parte de la población rusa.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.