¿Se apuró EE.UU.? El adiós al barbijo despierta algarabía, pero también dudas

·5  min de lectura
Una señora sin barbijo camina este viernes por la Quinta Aevnida, en Nueva York
TIMOTHY A. CLARY

WASHINGTON.- Joe Biden reforzó un mensaje nuevo de la Casa Blanca con un video muy breve en sus redes sociales donde dice solo una frase: “Es vacunado, o enmascarado”.

Millones de estadounidenses cerraron la semana con una renovada sensación de libertad y alivio luego de que las autoridades sanitarias del país anunciaron que las personas totalmente vacunadas pueden dejar de usar barbijo, y regresar a la vida normal. Las calles del país se poblaron de una imagen muy atípica para los últimos 14 meses: personas que iban y venían con la cara descubierta, tal como antes de la pandemia del coronavirus.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Tras el giro, que tomó a muchos por sorpresa, la Casa Blanca buscó utilizar la nueva política para alentar a más personas a que se vacunen, al equiparar el pinchazo en el brazo con el retorno a una vida normal, o, en las palabras del gobernador de Washington, Jay Inslee, un “pasaje a la libertad”.

Pero las nuevas recomendaciones del gobierno federal también generaron dudas, preocupaciones, y despertaron un debate acerca de si el gobierno de Biden, que siempre obró con cautela y prometió seguir los dictados de la ciencia, esta vez se apresuró.

Joe Biden dijo que es "un gran día para Estados Unidos".
Joe Biden dijo que es "un gran día para Estados Unidos".


Joe Biden dijo que es "un gran día para Estados Unidos".

“¿Cuántas personas sin vacunar dejarán de usar barbijo ahora?”, planteó un artículo en The Washington Post, que se hizo eco de una de las principales inquietudes en la mente de muchas personas.

La gran mayoría del país, un 64% de la población, aún no está totalmente vacunada, y las tasas de vacunación han caído en las últimas semanas. Las autoridades sanitarias han insistido en que el riesgo real lo corren las personas que todavía no se han vacunado –devenido en uno de los principales argumentos oficiales para alentar la vacunación–, y no quienes ya estén totalmente inmunizados.

El conflicto entre Israel y Gaza, en vivo: el minuto a minuto de la escalada de tensión

El doctor Anthony Fauci, el principal epidemiólogo del gobierno federal y principal asesor de la Casa Blanca para la pandemia del coronavirus, quien durante los últimos 14 meses se convirtió en la voz de referencia para millones de personas en Estados Unidos y el mundo, dijo hace unas semanas que las personas vacunadas todavía podían contagiar y esparcir el virus. Ese era el principal argumento del gobierno federal para continuar recomendando el uso de máscaras. Pero ahora Fauci se plegó a la nueva política oficial desplegada por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, según sus siglas en inglés).

Tenemos que hacer la transición, si estás vacunado, no tenés que usar barbijo afuera. Si estás en una situación muy inusual, si vas a un lugar muy abarrotado donde la gente esencialmente está encima una de la otra, entonces usás barbijo. Pero en otras ocasiones, si estás vacunado, estás afuera, dejá de lado el barbijo. No tenés que usarlo”, insistió.

Xavier Becerra, secretario el Departamento de Salud norteamericano, se quita el barbijo al hablar con periodistas en Long Beach, California
PATRICK T. FALLON


Xavier Becerra, secretario el Departamento de Salud norteamericano, se quita el barbijo al hablar con periodistas en Long Beach, California (PATRICK T. FALLON/)

La movida de la Casa Blanca generó una enérgica respuesta de uno de los sindicatos más grandes del país que agrupa a unos 1,3 millones de trabajadores del comercio y supermercados y tiendas de alimentos. El presidente del sindicato, Marc Perrone, dijo en un comunicado que las nuevas directivas del CDC eran “confusas” e ignoraban los riesgos para los trabajadores esenciales.

“Si bien todos compartimos el deseo de volver a una normalidad sin mascarillas, la guía de los CDC es confusa y no considera cómo afectará a los trabajadores esenciales que enfrentan una exposición frecuente a personas que no están vacunadas y se niegan a usar mascarillas”, dijo Perrone. “Las vacunaciones nos están ayudando a controlar la pandemia, pero no debemos bajar la guardia”, arengó.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Bajo presión

La Casa Blanca y CDC, que hasta esta semana defendieron contra viento y marea el uso del barbijo, habían quedado en los últimos días bajo presión ante nuevos estudios y evidencias que sugerían que el riesgo de contagios al aire libre era muy bajo. A eso se agrega que la tasa de positividad de las pruebas de coronavirus, la cantidad de casos y muertes han bajado dramáticamente en las últimas semanas.

Otro de los temores principales es que ocurrirá si las nuevas mutaciones del virus llegan al país, sobre todo, la variante que está haciendo estragos en la India. La evidencia científica hasta ahora ha demostrado que las vacunas aprobadas en Estados Unidos aún ofrecen protección a las nuevas variantes, pero su efectividad es más limitada que ante la variante original del virus.

“Estos problemas son complejos, la ciencia está evolucionando, la ciencia se está moviendo, y estamos siguiendo la ciencia todos los días y nuestra guía está evolucionando a medida que la ciencia evoluciona”, dijo la directora de CDC, Rochelle Walensky, a principios de esta semana durante una entrevista con la cadena CNBC, antes de anunciar las nuevas recomendaciones.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.