Aprueban miles de visas de trabajo temporales adicionales para países centroamericanos y Haití

·3  min de lectura
Gregory Bull/AP

El Departamento de Seguridad Nacional (DHS) y el Departamento de Trabajo asignarán miles de visas de trabajo temporales para ciudadanos de Honduras, El Salvador, Guatemala y Haití en 2022, informaron el lunes las agencias federales, solo días después que el gobierno de Biden fue criticado por no invitar a los países del Triángulo Norte de Centroamérica, junto con otros países latinoamericanos y caribeños, a su Cumbre para la Democracia.

Los permisos forman parte de un grupo de 20,000 visas H-2B adicionales (que autorizan a los empleadores estadounidenses a contratar a extranjeros que no trabajan temporalmente en la agricultura), para contratar a más empleados durante la primera mitad del año fiscal del gobierno, que va de octubre a septiembre. Mientras que a mayoría de las visas suplementarias se concederán a trabajadores que regresan, 6,500 se reservarán para salvadoreños, hondureños, guatemaltecos y haitianos.

Los ciudadanos haitianos hace poco fueron recibidos de nuevo en el programa de visas de invitados, luego de una pausa de tres años después que la administración de Trump les prohibió quedarse, alegando que a menudo se pasaban del tiempo de estancia o abusaban de su autorización de trabajo. La administración de Biden también devolvió a los haitianos al programa H-2A, que es para trabajadores temporales agrícolas, muchos de los cuales vienen a trabajar a Estados Unidos por temporadas.

La medida llega en un momento en que el gobierno de Biden alaba el alto crecimiento del empleo y las noticias sobre empleadores estadounidenses que luchan por encontrar suficientes trabajadores para sus empresas ocupan los titulares. Entre los requisitos para expedir visas H-2B está que el empleador debe demostrar que no hay suficientes trabajadores estadounidenses para satisfacer la demanda.

“Las visas H-2B adicionales ayudarán a impulsar la histórica recuperación económica de nuestra nación”, dijo el secretario del DHS, Alejandro Mayorkas, añadiendo que el programa se reformará en un futuro próximo.

Samantha Power, jefa de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), dijo que esa medida ampliaría las oportunidades para los migrantes indocumentados, al tiempo que abordaría los factores económicos que impulsan la migración del Caribe y las naciones latinoamericanas en crisis.

“Este trabajo es un complemento crítico de las inversiones que Estados Unidos está haciendo para crear empleos, reducir la violencia, estimular la productividad agrícola y fortalecer el gobierno en Guatemala, Honduras, El Salvador y Haití”, dijo Power en un comunicado.

Añadió que su oficina ofrecería “apoyo” para poner en contacto a los solicitantes de las naciones centroamericanas con los empleadores estadounidenses y ayudarlos a navegar el proceso de solicitud de la visa.

El presidente Biden ha hecho de las relaciones entre Estados Unidos y Centroamérica (con énfasis en Honduras, Guatemala y El Salvador) una piedra angular de su agenda diplomática. Como parte de su plan de campaña, dio a conocer un plan de $4 millones para abordar las “causas fundamentales” de la migración desde Centroamérica a Estados Unidos, que incluye el desarrollo de las economías regionales, el fortalecimiento de las instituciones democráticas y la lucha contra la corrupción en la región.

Pero, a principios de diciembre, líderes y expertos regionales criticaron la decisión de la administración de no invitar a Guatemala, El Salvador y Honduras a su primera Cumbre para la Democracia. La conferencia, que duró dos días, reunió a políticos, periodistas, activistas y líderes políticos para debatir las oportunidades y los retos de los sistemas democráticos de todo el mundo. Otros países de América Latina y el Caribe que no recibieron invitación fueron Venezuela, Cuba, Nicaragua, Haití y Bolivia.

“Por supuesto, sus sistemas políticos han decaído; tienen líderes populistas y corruptos y una criminalidad que se propaga”, dijo Michael Shifter, presidente del Diálogo Interamericano, al Miami Herald, sobre los países del Triángulo del Norte Centroamericano. “Pero, especialmente a la luz del enfoque inclusivo de la administración de Biden para extender las invitaciones, estigmatizarlos no tiene sentido”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.