Aprueban el traslado de los Raiders de Oakland a Las Vegas

Por BARRY WILNER
1 / 2
Matt Gutiérrez porta una bandera de los Raiders junto al emblemático letrero que da la bienvenida a Las Vegas, el lunes 27 de marzo de 2017 (AP Foto/John Locher)

PHOENIX (AP) — Invocando el nombre de su padre, quien hizo lo mismo hace décadas, Mark Davis anunció que mudará a los Raiders fuera de Oakland.

Los dueños de la NFL aprobaron la mudanza a Las Vegas, por 31 votos a favor y uno en contra, durante una reunión realizada el lunes. Los Dolphins de Miami fueron el único equipo que se opuso al traslado.

"Mi padre solía decir que la grandeza de los Raiders está en el futuro", dijo Davis. Esto nos da la capacidad de lograr esto".

Al Davis, fallecido propietario de los Raiders, se llevó al equipo a Los Ángeles durante más de una década.

La votación difícilmente sorprende a alguien. Ni la NFL ni los Raiders estaban satisfechos con una propuesta de Oakland para construir un nuevo estadio.

En cambio, Las Vegas se apareció con un proyecto de 750 millones de dólares en fondos públicos. Bank of America dará además a Davis un préstamo por 650 millones de dólares.

Y ello ayudó a convencer a los dueños para que permitan la tercera reubicación de un equipo de la liga en poco más de un año.

Los Rams se mudaron de San Luis a los Ángeles en 2016. En enero, los Chargers anunciaron su traslado de San Diego a Los Ángeles.

"Ustedes saben que nuestra meta es tener 32 franquicias estables para cada equipo y la liga", dijo el comisionado Roger Goodell. "trabajamos muy duro y nunca queremos ver la reubicación de una franquicia. Trabajamos incansablemente durante los últimos nueve meses en una solución. Necesitamos aportar certezas y estabilidad para los Raiders y la liga".

Los Raiders, cuya tarifa de mudanza de aproximadamente 350 millones de dólares es menor a la de 650 millones pagada por los Rams y los Chargers, podrían jugar dos o tres años más en el área de la Bahía de San Francisco antes de que esté listo su estadio de 1.700 millones de dólares, cerca de la avenida principal de Las Vegas.

"Habrá fanáticos decepcionados, y es importante para mí hablar con ellos para explicarles el por qué y el cómo", dijo Davis.

Las Vegas fue un tabú durante años para la NFL, por ser la capital de las apuestas. La ciudad recibirá este año un equipo de hockey sobre hielo, los Golden Knights.

"Hoy cambiaremos por siempre el panorama de Las Vegas y del fútbol americano de la Universidad de Nevada en Las Vegas", dijo Steve Sisolak, presidente de la Comisión del Condado de Clark y miembro de un panel nombrado por el gobernador Brian Sandoval para estudiar el plan de financiación del estadio mediante impuestos. "No podría estar más emocionado por los aficionados y residentes del condado, mientras seguimos adelante con los Raiders y los Rebels".

La alcaldesa de Oakland, Libby Schaaf, y un grupo que trataba de mantener el equipo en Oakland, hicieron una presentación ante la NFL la semana pasada. Pero de acuerdo con Goodell, la carta que le presentaron estaba "llena de incertidumbre".

El lunes, Schaaf pidió que los dueños pospusieran el voto y dieran a la ciudad la oportunidad de negociar con un grupo pequeño de propietarios para suscribir un convenio que derivara en la construcción de un estadio en el lugar donde se encuentra actualmente el Coliseum.

"Nunca, que yo sepa, la NFL ha votado por desplazar a un equipo de su mercado establecido cuando hay una opción plenamente financiada ante ellos con todos los asuntos atendidos", manifestó Schaaf en un comunicado. "Sentiría remordimiento si no hiciera todo lo que está en mi poder para plantear el caso de Oakland hasta el final".

Schaaf dijo que la ciudad presentó un plan de 1.300 millones de dólares para un estadio que estaría listo en 2021. Indicó que el Coliseum sería demolido para 2024 y que los Atléticos en el béisbol se mudarían a un estadio nuevo en ese lugar o a otro inmueble en la ciudad.

Pero la presencia de los Atléticos en ese complejo deportivo era particularmente problemática para la NFL, dijo Goodell.

"Entendemos la necesidad de los Raiders acerca de un nuevo estadio", comentó el presidente de los Atléticos, Dave Kaval. "Oakland es una ciudad increíble para los deportes, y sentiríamos mucho si se fueran. Elogiamos los esfuerzos de la ciudad y del condado para mantener a los Raiders en Oakland. La alcaldesa y su equipo han trabajado increíblemente duro para salvar la franquicia".

"Nos enfocamos en nuestros esfuerzos, que nos emocionan, para construir un nuevo parque de pelota en Oakland, y estamos ansiosos por anunciar una ubicación este año".

La mudanza de los Raiders se volvió más probable este mes, cuando Bank of America ofreció el préstamo. Ello sustituyó el dinero que los Raiders perdieron cuando la liga manifestó dudas por la participación de Sheldon Adelsen, magnate de los casinos. Adelson fue excluido finalmente de los planes del equipo.

El lunes, Davis agradeció a Adelson por su "visión y liderazgo". Reconoció que el proyecto no hubiera progresado sin él.

Dejar el área de la Bahía no es algo nuevo para los Raiders, que jugaron en Los Ángeles de 1982 a 1994, antes de volver a Oakland. Davis buscó originalmente mudar el equipo a Los Ángeles, en un proyecto financiado de manera conjunta con los Chargers.

En vez de aprobar sus planes, los dueños aceptaron la mudanza de los Rams y dieron a los Chargers una opción para unírseles, que aprovecharon hace unas semanas.

Ahora, los Raiders han decidido marcharse al desierto.