Aprueban la designación de Roberto Carlés como embajador en Roma

Gustavo Ybarra
·2  min de lectura
Carlés será embajador en Italia
Fuente: Archivo - Crédito: Fabián Marelli

En un rápido trámite legislativo, el Senado le dio acuerdo hoy a Roberto Carlés y a José "El Conde" Ramos como embajador en Italia y cónsul en la ciudad de Asunción del Paraguay, respectivamente.

Sin objeciones de la oposición, ambos postulantes fueron aprobados junto a los ascensos de categoría de los funcionarios de Cancillería propuestos por el Poder Ejecutivo.

Carlés es un abogado penalista cercano al kirchnerismo cuyo nombre cobró relevancia cuando fue propuesto por Cristina Kirchner para ocupar un lugar en la Corte Suprema de Justicia.

Su nombre fue impulsado para ocupar la vacante generada en el máximo tribunal de Justicia por la renuncia de Raúl Eugenio Zaffaroni, de quien Carlés se declara discípulo en materia jurídica.

Si bien participó de la audiencia pública en la que se sometió a las preguntas de los senadores, el pliego de Carlés nunca llegó al recinto de la Cámara alta como consecuencia de la negativa de la oposición a permitirle a Cristina Kirchner nombrar un juez en la Corte Suprema cuando empezaba su último año de su gestión al frente del Poder Ejecutivo.

Pero también le jugaron en contra sus escasos antecedentes profesionales y jurídicos, tenía 33 años cuando fue postulado, y una floja performance en la audiencia pública que dejó disconformes hasta a algunos senadores oficialistas.

Además de militante kirchnerista, entre los activos políticos de Carlés figura la relación que mantiene con el Papa Franciso, quien lo recibió en audiencia en el Vaticano en varias oportunidades.

Por su parte, José Carlos Ramos es un veterano dirigente peronista de extracción sindical, fue dirigente de la Unión Obrera de la Construcción (Uocra) y es oriundo de Entre Ríos.

Por esa provincia fue electo para la Cámara baja en 1987 y en la década siguiente se sumó al denominado "Grupo de los 8" diputados peronistas disidente que rompieron lanzas con el gobierno de Carlos Menem.

Como los consulados tienen que ser ocupados por funcionarios de Cancillería, a Ramos se le dio acuerdo como embajador plenipotenciario por artículo 5 de la ley de Servicio Exterior.