Aprovechan "fin largo" para abarrotar tiendas

·2  min de lectura

GUADALAJARA, Jal., noviembre 14 (EL UNIVERSAL).- Los estantes de la tienda de ropa están repletos y uno de los dependientes intenta convencer a un cliente que no está muy convencido: "Mejor lléveselo de una vez porque tal vez más tarde ya no encuentre de su talla, todo se va a ir rápido". A las 11:30 horas del viernes y en uno de los centros comerciales con más afluencia en esta ciudad ya hay filas para entrar en algunas tiendas: oficialmente el Buen Fin comenzó y terminó el periodo de restricciones impuesto por el gobierno de Jalisco desde el 30 de octubre para intentar frenar los contagios de Covid-19.

Apenas el jueves, el gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro, anunciaba que todas las actividades volvían a como estaban antes de la aplicación del llamado "botón de emergencia", y aunque habló de un "periodo de transición", éste sólo consistió en un llamado a la gente a que no se agolpara en centros o corredores comerciales por el Buen Fin.

A las 13:00 horas, el estacionamiento del centro comercial está casi lleno y aunque las autoridades han dispuesto que en todos los accesos existan filtros sanitarios donde se tome la temperatura y se dé gel antibacterial, hay manera de burlar esa primera barrera de contención, pero es imposible no pasar por los que hay en la entrada de cada comercio.

Cada tienda tiene sus propias reglas para el acceso, algunas no permiten la entrada de menores, otras piden que vayan acompañados por un adulto, en unos sitios sólo puede entrar una persona por grupo, y en ciertos lugares mantiene un aforo reducido, pero en algunas grandes tiendas de plano todos pasan; la temperatura se toma en el brazo o en la frente, según el criterio de quien maneja el termómetro infrarrojo.

El calendario escolar establece que este es un fin de semana largo, el viernes no hubo clases para que los profesores trabajaran en cuestiones administrativas y el lunes la suspensión de actividades será para celebrar por adelantado el 20 de noviembre; por eso, desde temprano, adolescentes y familias con pequeños caminan por el centro comercial.

El guardia de una tienda presiona un contador manual. En tres horas han registrado 85 ingresos por el tercer piso, el de menor afluencia: "Creo que mañana y el domingo será peor", dice.

Las escenas se repiten en al menos otros dos centros comerciales. En la zona de Chapultepec, restaurantes y negocios se preparan para tratar de recuperar algo de lo perdido durante los 14 días previos; en el centro tapatío, el ayuntamiento dispuso 21 filtros sanitarios para observar que quienes entran al primer cuadro de la ciudad en busca de ofertas sigan los protocolos sanitarios.

Los resultados de este fin de semana, al igual que los del periodo de restricciones que le antecedió, se reflejarán en la estadística dentro de quince días, así que muchos prefieren tomárselo con calma.