Se aprobaron más cambios al proyecto de Ganancias: las jubilaciones de los presidentes y vices deberán pagar el impuesto

Laura Serra
·3  min de lectura
DIPUTADOS
CAPTURA TV

Tras un debate de 20 horas, la Cámara de Diputados dio media sanción a la reforma del impuesto a las ganancias con cambios de último momento que se incorporaron sobre el final de la sesión. Entre esas modificaciones se acordó que, de ahora en más, quedarán alcanzados por el tributo las jubilaciones, pensiones, retiros o subsidios de cualquier naturaleza que cobren los presidentes y vicepresidentes de la Nación.

La propuesta fue impulsada por la diputada Carla Carrizo, de Juntos por el Cambio, y fue aceptada por el oficialismo en la voz del presidente de la Comisión de Presupuesto, Carlos Heller. La iniciativa de Carrizo fue motivada tras la controversia que desató la decisión de la Anses de restituirle a la vicepresidenta Cristina Kirchner su asignación vitalicia como presidenta como así también la pensión de su difunto esposo Néstor Kirchner.

Desatada la polémica, Cristina Kirchner anunció que renunciaría al cobro de su sueldo como vicepresidenta y como también al privilegio de no tributar ganancias por las asignaciones que recibiría como expresidenta.

“La existencia de una asignación para quienes tuvieron la responsabilidad de ocupar el máximo cargo de un Estado democrático es correcta. Es un prestigio que las democracias reconocen pero en Argentina tal como estaba regulada esta asignación por la ley 24018 de 1991 hacía que el privilegio de no pagar impuesto a las ganancias opacara el mérito”, enfatizó Carrizo. “Hoy es un paso institucional importante, primero porque rompe la asociación entre el sueldo de un Juez de la Corte -que estan exentos de pagar este impuesto- y esta asignación, y segundo porque el mensaje es que la autoridad enseña; no se puede exigir a los ciudadanos -pagar impuestos- aquello que no se le puede igualmente exigir a la dirigencia”.

El oficialismo accedió a otros cambios solicitados por la oposición. Entre ellas, el que propuso el diputado Emiliano Yacobitti, de Juntos por el Cambio, para deducir del impuesto la provisión de herramientas educativas para los hijos del trabajador y el otorgamiento o pago debidamente documentado de cursos o seminarios de capacitación o especialización hasta un límite equivalente al 40%.

Por otra parte, se dispuso eximir del impuesto a las ganancias los bonos por productividad que cobran los trabajadores hasta el 40% de la ganancia no imponible y siempre que el ingreso mensual no supere los $300.000. Además, se acordó que no se tributará el impuesto sobre los suplementos que cobra el personal militar en actividad por título terciario, realización de actividades arriesgadas o trabajo en zonas insalubres o penosas. Sobre este punto, el diputado y jefe de Pro, Cristian Ritondo, insistió en su propuesta para eximir del pago de Ganancias a todo el personal de las Fuerzas Armadas y de Seguridad. Sin embargo, su sugerencia no fue aceptada.

Además, se dispuso que las deducciones por hijo con discapacidad será de manera permanente (hasta ahora el beneficio regía hasta los 18 años de la persona con discapacidad).

Otro cambio importante tiene que ver con la actualización del nuevo piso del impuesto que, según el proyecto, ahora con media sanción, fue establecido en $150.000 brutos mensuales. Ante las advertencias de la oposición de que este piso podría quedar rápidamente desactualizado en virtud de las negociaciones paritarias y el efecto de la inflación, se acordó facultar al Poder Ejecutivo y a la AFIP a incrementar durante el ejercicio fiscal 2021 estos topes mínimos.

El proyecto, que se aprobó en general con 241 votos a favor y tres abstenciones, fue girado al Senado. Allí se espera un rápido tratamiento para que sea convertido en ley el mes próximo.