La aprobación de la gestión del virus por Trump se hunde a su nivel más bajo

·2  min de lectura
FOTO DE ARCHIVO: El presidente de Estados Unidos Donald Trump habla en su primer mitin de campaña de reelección en varios meses en el Centro BOK en Tulsa, Oklahoma, EEUU, el 20 de junio de 2020

Por Chris Kahn

NUEVA YORK, 24 jun (Reuters) - La aprobación de los estadounidenses a la gestión de la pandemia de coronavirus por parte de su presidente Donald Trump ha caído al nivel más bajo registrado, según muestra el último sondeo de opinión de Reuters/Ipsos, a la vez que aumentan los nuevos casos de COVID-19 y Trump es ampliamente criticado por sugerir que quiere ralentizar las pruebas.

La encuesta realizada los días 22 y 23 de junio también encontró que la mayoría de los estadounidenses quieren que el exasesor de seguridad nacional de Trump, John Bolton, testifique ante el Congreso bajo juramento, tras acusar a Trump en su nuevo libro de, entre otras cosas, haber pedido ayuda para su reelección al presidente chino Xi Jinping.

El sondeo muestra que el 37% de los estadounidenses aprueban la forma en que Trump ha respondido a la pandemia, el registro más bajo desde que Reuters/Ipsos comenzó a hacer esta pregunta a principios de marzo. El 58%, en cambio, desaprueba su gestión.

A poco más de cuatro meses de las elecciones generales del 3 de noviembre, Joe Biden, el previsible candidato presidencial demócrata, lleva una ventaja de 10 puntos en intención de voto registrado sobre Trump, de acuerdo con la última encuesta, frente a los 13 puntos que tenía en un sondeo similar de la semana pasada.

Trump ha tardado en reconocer públicamente la gravedad del brote de coronavirus, que ha matado a más de 120.000 estadounidenses hasta la fecha, y ha presionado a los estados para que reabran antes de que los expertos dijeran que era seguro hacerlo.

En su primer mitin pospandémico, celebrado el sábado en Oklahoma, el presidente dijo ante miles de seguidores que las pruebas de COVID-19 eran un "arma de doble filo" y que había pedido a las autoridades sanitarias que las retrasaran en respuesta a la preocupación del público por el creciente número de casos.

Los representantes de la administración dijeron el martes que Trump no les había pedido retrasaran los test de COVID-19, que sirven de herramienta para rastrear y eventualmente controlar la propagación de la enfermedad.

Los casos han aumentado un 25% a nivel nacional, según el último recuento de siete días, debido a picos en varios estados como Texas, Arizona y Florida que han sido más tolerantes con el distanciamiento social.

Trump ha visto esfumarse el apoyo de una amplia franja de votantes desde marzo. Los estadounidenses son cada vez más críticos con su respuesta a la pandemia y a la ola de protestas tras la muerte por asfixia el 25 de mayo de George Floyd, un hombre negro que estaba bajo la custodia de la policía de Minneapolis.

(Información de Chris Kahn; editado por Soyoung Kim y Leslie Adler, traducido por Michael Susin en la redacción de Gdansk)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.