Nuevas apps prometen entregas rápidas, ¿pero lo lograrán?

·2  min de lectura
Un retartidor se prepara para hacer una entrega en bicicleta frente al minialmacén de la empresa Gorillas en la sección de Williamsburg del distrito neoyorquino de Brooklyn el lunes 12 de abril de 2022. (AP Foto/Tali Arbel) (ASSOCIATED PRESS)

NUEVA YORK (AP) — Cuando Mahlet Berhanemeskel regresa a su casa en la ciudad de Nueva York tras un traslado de 90 minutos, no tiene ganas de cocinar. Así que ella pide comida como sándwiches, botanas y galletas de una app que se llama Gorillas. Es económica y la comida tarda como 10 minutos en llegar. “Es gratificación instantánea”, afirma.

Gorillas es una de varias empresas en la que los capitalistas de riesgo han invertido miles de millones de dólares, en la más reciente tendencia de entregas durante la pandemia: empresas que prometen llevarte un bote de analgésicos, café helado, humus, un pepino o un rollo de toallas de papel en 30 minutos —o incluso en 15— o menos. Suelen hacer las entregas desde pequeñas bodegas en barrios residenciales y comerciales.

Los expertos dicen que no son rentables, pero las empresas más grandes se están abriendo paso. Adicionalmente, funcionarios en ciudades europeas y Nueva York —una ciudad que se ha convertido en la plataforma de lanzamiento en Estados Unidos— ya comenzaron a quejarse sobre la forma en que operan, al afirmar que son malas, tanto para empleados como para residentes.

“El problema que veo es que los participantes en el comercio rápido, a pesar de las enormes valoraciones disfrutadas y el aparentemente imparable flujo de dinero que logran aumentar, en algún momento tendrán que encontrar el camino hacia la rentabilidad”, opinó el socio de la consultora Bain Marc-André Kamel, coautor de un informe reciente sobre el mercado de los supermercados en línea.

Algunas de estas empresas ya empiezan a cerrar. Una, llamada 1520, cerró a finales de diciembre y dos más, Buyk y Fridge No More, cerraron en marzo, al parecer por falta de fondos.

Los fundadores rusos de Buyk aparentemente no lograron proporcionar fondos debido a las restricciones implementadas durante la guerra en Ucrania; no respondieron a preguntas. Fridge No More tuiteó que cerraba después de dos años “debido al aumento en la competencia y otros problemas relacionados con el sector”. Su fundador no respondió preguntas.

Otras empresas de entregas tienen problemas de crecimiento. Gorillas dejó de prometer entregas en “10 minutos” en su publicidad en Estados Unidos y ahora es sólo “en minutos”. Gopuff recientemente despidió a 3% de su fuerza laboral: más de 400 personas.

No es un modelo de negocio sostenible, asegura Len Sherman, profesor adjunto en la Facultad de Comercio de la Universidad Columbia. “Va a haber mucha consolidación, en algunos términos muy dolorosos”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.