Global Student Prize 2021. Quién es el joven wichi con quien se reunió Alberto Fernández

·5  min de lectura
El presidente Alberto Fernández recibió a Mario Maximiliano Sánchez en la Casa Rosada
El presidente Alberto Fernández recibió a Mario Maximiliano Sánchez en la Casa Rosada

El presidente Alberto Fernández se reunió esta tarde en la Casa Rosada con Maximiliano Sánchez, un joven de la comunidad originaria wichí, nominado al Global Student Prize 2021, un premio de la fundación Varkey en colaboración con la UNESCO, del que participan 3.500 postulantes de 94 países.

Mario Maximiliano Sánchez tiene 17 años y es miembro de la comunidad wichí de General Mosconi, Salta. Estudia en la Escuela de Comercio 5.005 Juan XXIII y es uno de los dos estudiantes argentinos nominados al Global Student Prize 2021.

“Con inmenso orgullo, recibí a Maximiliano Sánchez. Es un joven de la comunidad wichi, quien fue nominado como uno de los mejores 50 alumnos del mundo por la Fundación Varkey en colaboración con UNESCO”, destacó el Presidente por Twitter sobre el encuentro que mantuvo hoy con el estudiante de 17 años.

Ya en su séptima edición, el Global Teacher Prize, dotado con un millón de dólares, es el mayor premio de este tipo y premia a docentes (las dos candidatas argentinas este año son la cordobesa Gisela Gómez y la platense Ana María Stelman); mientras que el Global Student Prize, que se encuentra en su edición inaugural, otorgará 100.000 dólares al estudiante ganador.

Apple y Xiaomi muestran el futuro de los videos hechos con el celular usando fotografía computacional

Mario Maximiliano Sánchez es uno de los candidatos argentinos; el otro alumno nominado es Lisandro Acuña, de 17 años, del colegio ORT de Buenos Aires, que creó LectO, una aplicación gratuita que, mediante un editor de texto, facilita la lectura y escritura de personas con dislexia.

Traductor wichí-español para ir la Anses

El objetivo de Mario Sánchez es crear un traductor de wichi al español, y viceversa. ¿Por qué? “Hay mucha gente que no entiende el lenguaje, y a la vez hay otra que no nos entiende a nosotros. Si tuviera la oportunidad de programarlo para todos, cada oficina de ANSES, por ejemplo, tendría un traductor para que cada persona pregunte y la puedan entender”, señala.

La mención al organismo estatal no es casual. No lo dice él, lo cuenta Eva Fernández, quien fuera su docente -hoy está jubilada- de primer año, y su principal referente. “Mario se dio cuenta que mucha gente se sentía mal cuando iban a la ANSES y que cuando empezaban a hablar, no los entendían. Eso a él le duele muchísimo. Y nadie los atiende ni les solucionaban el problema. Él mismo entonces iba y anotaba a sus compañeros en el Progresar. Iba casa por casa y les hablaba de otros planes, como el Potenciar Trabajo y les completaba los formularios”, explica.

Fernández es alguien clave en su vida. Ya jubilada, tuvo a “Maxi” primero en la escuela especial, donde ya de niño, y antes de su app hacía de interlocutor entre el español y el wichí, con los compañeros de la comunidad que iban a la escuela. Luego se reencontraron en el primer año del secundario, donde el vínculo se profundizó. “Siempre lo llevaba a distintas actividades extra, veía mucho potencial en él tanto para matemática como para lengua y literatura”. Cuando finalizó el año, para Maxi fue un trago amargo. “Me hizo un discurso muy bonito, donde me decía que no tuvo una persona que lo aconsejara tanto. Lloramos tanto que no nos soltamos más la mano”. Maxi no deja de nombrarla cada vez que puede: fue “gracias” a Eva Hernández, repite.

Tecnología para cambiar la vida

Mario Maximiliano Sánchez junto a Eva Fernández, docente y referente en el desarrollo del traductor wichí español
Mario Maximiliano Sánchez junto a Eva Fernández, docente y referente en el desarrollo del traductor wichí español


Mario Maximiliano Sánchez junto a Eva Fernández, docente y referente en el desarrollo del traductor wichí español

La pasión por la programación vino junto con la de arreglar celulares. “Desde los 14 años tuve ganas de aprender. Desde que tuve mi primer celular, me concentré en arreglar los celulares, me gustó, y cuando cumplí 15 me encantó la idea de crear mi propia app. Empecé con un juego de Tetris, después empecé un juego más en 3D, logré mi juego, pero nunca lo publiqué, lo creaba para mí. Después, porque un médico me dijo que tenía problemas de presión, creé una app que controla los pulsos del corazón”.

Sin embargo, durante mucho tiempo estuvo sin equipamiento. Lo ayudó un periodista local, Franco Hernández, quien tras un concurso de literatura en el que también Sánchez se destacó (Maxi ganó medalla de oro en las “Olimpíadas de Canguros Matemáticos”, y en este, el primer premio en el “Primer Concurso Provincial de Literatura”), se ofreció de intermediario para conseguirle un teléfono. Mientras tanto, “su” docente de la vida le prestaba su casa, su computadora, su conexión a Internet. Cuando eso o los datos de su plan no estaban disponibles, Maxi caminaba casi dos kilómetros para acceder al Wi-Fi público.

Para su maestra, un hijo más

“Es un hijo más para mí”, dice Eva. “Venía a mi casa a comer, siempre le dije que iba a tener un plato para él y para su familia”. Así pasó la pandemia. En búsqueda de datos, de equipos, de lugares, para cumplir con sus tareas. El Estado, el gran ausente, solo dijo presente para reconocerlo como el estudiante destacado nombrado por el Concejo Deliberante de General Mosconi en plena pandemia del 2020.

Sánchez se convirtió en un referente a la hora de asistir y acompañar a la comunidad wichí como traductor tanto en las escuelas como en las gestiones administrativas ante los organismos públicos
Sánchez se convirtió en un referente a la hora de asistir y acompañar a la comunidad wichí como traductor tanto en las escuelas como en las gestiones administrativas ante los organismos públicos


Sánchez se convirtió en un referente a la hora de asistir y acompañar a la comunidad wichí como traductor tanto en las escuelas como en las gestiones administrativas ante los organismos públicos

WhatsApp transcribirá los mensajes de voz a texto usando el motor de reconocimiento del iPhone

La casa donde vive Maxi tiene un solo ambiente. “Es como una carpa negra, como las que tapan los granos de trigo”, señala Eva. La abuela, con quien convive, no recibe pensión ni ayuda del Estado. “Tienen agua potable, luz, gas no, aunque pasan grandes cañerías cerca, pero no los conectan”, agrega la docente. Viven en su comunidad más de 40 familias. “Quedamos marginados por una cuestión de lenguaje”, repite Maxi.

“Él sueña con cambiar la vida de su comunidad, la de su abuela, la de él. Va a ser un gran líder”, se aventura Eva. “Hoy ya todos lo respetan. Y el día de mañana, no sé si voy a estar, pero seguro lo voy a estar acompañando desde donde pueda”, repite Eva. La misma a quien Maxi no deja de decirle gracias, mientras siguen pensando cómo ayudar a cambiar la vida de su comunidad.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.