Apoyo familiar, clave para el tratamiento de obesidad en niños y adolescentes

Washington, 9 ene (EFE).- La participación de toda la familia es un factor crucial para un tratamiento exitoso de la obesidad entre niños y adolescentes, indica la guía que la Academia Estadounidense de Pediatría (AAP) publica hoy para la evaluación de una condición que afecta desproporcionadamente a menores latinos.

Según la AAP hay en Estados Unidos "más de 14,4 millones de niños y adolescentes que viven con una enfermedad crónica común que ha sido estigmatizada por años y que está asociada con serias preocupaciones de salud de corto y largo plazo".

"La enfermedad es la obesidad y puede tratarse exitosamente con el reconocimiento de los complejos factores genéticos, fisiológicos, socioeconómicos y ambientales que están involucrados", añadió la institución.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), la tasa de prevalencia de obesidad entre niños y adolescentes hispanos es de 22,4 %, en comparación con el 20,2 % para los afroamericanos y el 14,1 % para los blancos no latinos.

La primera guía amplia que la AAP publica en 15 años destaca más evidencias de que el tratamiento de la obesidad es seguro y efectivo, según la organización.

"El peso es un asunto delicado para la mayoría de nosotros, y los niños y adolescentes son especialmente conscientes del estigma penoso e injusto que resulta de ser afectado por el peso", dijo Sarah Hampl, autora principal de la guía.

"La investigación nos indica que necesitamos prestar mucha atención a las familias: dónde viven, su acceso a alimentos nutritivos, la asistencia médica y las oportunidades de actividad física", expuso.

"Nuestros niños necesitan el apoyo médico, la comprensión y los recursos que podamos darles dentro de un plan de tratamiento que involucre a toda la familia", dijo Hampl.

Las recomendaciones señalan que un tratamiento integral de la obesidad puede incluir apoyo nutritivo, ejercicio físico, terapia de la conducta, fármacos y la cirugía metabólica y bariátrica.

Según la AAP, el tratamiento intensivo de la conducta y el estilo de vida, aun cuando no están disponibles en todas partes, son los medios más eficaces para lidiar con la obesidad infantil.

"Los tratamientos más eficaces incluyen 26 o más horas de consultas cara a cara, con la familia y múltiples componentes de terapia en un periodo de tres a 12 meses", señaló el comunicado de la academia pediátrica.

Los médicos deberían ofrecer fármacos para la pérdida de peso a los adolescentes mayores de 12 años obesos, como una adición al tratamiento para la conducta y el estilo de vida.

"Los adolescentes mayores de 13 años y con obesidad grave (un índice de más del 120 % del percentil 95 para su edad y sexo) deberían ser evaluados para cirugía metabólica y bariátrica", según la AAP.

Hampl señaló que "los costos médicos de la obesidad para los niños, las familias y nuestra sociedad como un todo están bien documentados y requieren una acción inmediata".

(c) Agencia EFE