Apoyarán con 13 mdp a empresas sociales del sureste

* Busca el PNUD y Zurich reactivar negocios afectados por la crisis sanitaria

México, 7 May (Notimex).- Una alianza que invertirá 13 millones de pesos para acelerar la recuperación económica de las comunidades rurales y las empresas sociales afectadas por la COVID-19, principalmente en los estados de Yucatán, Campeche, Quintana Roo, Chiapas, Tabasco, Oaxaca, Morelos y Puebla, fue anunciada por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y Z Zurich Foundation.

Grupos productivos y cooperativas de los estados mencionados recibirán apoyos por 13 millones de pesos para reactivar negocios relacionados a cadenas de valor como el turismo sustentable, apicultura, cafeticultura, producción de cacao, artesanías y gastronomía, entre otros.

De acuerdo con datos del PNUD sobre la capacidad de los países para enfrentar y recuperarse ante la crisis sanitaria, se identifican retos importantes para México, toda vez que 41.9 por ciento de la población tiene ingresos inferiores a la línea de pobreza nacional, lo cual constituye un nivel de vulnerabilidad alto.

Además, reporta que 1.7 por ciento de la población vive con un ingreso inferior a 1.9 dólares diarios, lo cual ubica a estas personas en mayor riesgo ante este tipo de crisis.

Ante ello, el PNUD contempla que los apoyos beneficien directamente a seis mil familias mexicanas, si bien su derrama alcanzará hasta 130 mil personas de manera indirecta en comunidades rurales e indígenas de México.

“La situación generada por la COVID-19 nos lleva a reiterar el compromiso con las familias mexicanas más vulnerables, para ayudarlas a ser resilientes ante las múltiples amenazas que enfrentan cotidianamente”, expresó Aidée Zamorano González, gerente de Sustentabilidad de Zurich y representante de la Z Zurich Foundation.

“También representa una oportunidad para actuar desde la iniciativa privada y los organismos internacionales para lograr soluciones prácticas e inmediatas, por lo que además de la recuperación de la economía, trabajamos en promover la resiliencia ante otros riesgos previamente detectados, como inundaciones derivadas del cambio climático y deterioro de la salud mental, entre otras”, agregó.

El programa confía en sumar más socios para incrementar su alcance; tendrá una duración de 21 meses y se divide en tres etapas:

La primera, que ya inició y durará tres meses, busca garantizar la seguridad alimentaria a través del apoyo a la producción local de alimentos, instalación y mantenimiento de obras comunitarias, así como acceso a agua potable.

Se identificaron las principales necesidades de las familias y empresas sociales en cada una de las 100 comunidades incluidas en el programa, y se pone énfasis especial en el acompañamiento para prevenir brotes de violencia doméstica.

La segunda etapa, en marcha a través de un diagnóstico social para detectar niveles de vulnerabilidad socioeconómica, condiciones de pobreza y marginación, tendrá una duración de entre seis y ocho meses, para fortalecer las capacidades de pequeños grupos productivos (empresas sociales) vinculados a cadenas de valor como producción de café, miel, cacao, producción de artesanías y turismo sustentable, entre otros.

La tercera etapa se extiende durante 10 a 12 meses y consiste en la distribución de donaciones, microcréditos, equipamiento e infraestructura básica a las empresas sociales seleccionadas a partir del diagnóstico. En este periodo se ampliará su capacidad productiva con la inyección de recursos, pero también con capacitación y acompañamiento para asegurar la sostenibilidad de los negocios en el mediano plazo.

Por su parte, Lorenzo Jiménez de Luis, representante residente del PNUD en México, señaló que “es en estos momentos cuando debemos actuar en conjunto iniciativa privada e instituciones públicas para inspirar modelos replicables en otras zonas del país, ya que muchos mexicanos requieren el apoyo desde ahora y no hasta que termine la pandemia”.

El PNUD trabaja con el gobierno de México y en América Latina y el Caribe en la gestión integral de riesgos, tanto en la etapa de prevención como en el diseño e implementación de proyectos de recuperación temprana y reactivación económica post-crisis, que contribuyen a reencausar el desarrollo local la sostenibilidad, con un enfoque centrado en las personas, reduciendo pérdidas e incrementando el desarrollo humano.

-Fin de nota-

 

 

NTX/MADA/MRG