De 'working girl' a romántica, Lady Kitty Spencer juega a los estilos opuestos en Milán

Lady Kitty Spencer, sobrina de la inolvidable Diana de Gales, ha heredado sin duda su pasión por el mundo de la moda. La princesa demostró que no había tendencia que se le resistiera, y, durante las décadas de los 80 y 90, hizo gala de un camaleónico estilo que hoy en día continúa influyendo a los diseñadores. La hija de su hermano mantiene vivo su legado en esta industria, y se ha convertido en un rostro habitual en los desfiles y eventos más exclusivos de las diferentes Fashion Weeks. Después de brillar en Londres con dos vestidazos de impacto, ha puesto rumbo a Milán, donde, en apenas 24 horas, ha lucido otros dos impecables estilismos de estéticas muy diferentes entre sí. 

VER GALERÍA

Lady Kitty Spencer

Una de las presentaciones que no ha querido perderse ha sido la de la firma Alberta Ferretti, en la que ha compartido front row con otras figuras conocidas como Valentina y Chiara Ferragni o la bloguera Camila Coelho. Para conocer de primera mano las propuestas de la casa italiana, ha elegido uno de sus total looks en paleta rosa. Concretamente, se ha decantado por un traje de inspiración masculina compuesto por blazer cruzada de doble botonadura en tono empolvado y pantalón ancho con vuelta en el bajo.

-Lee también: Lady Kitty Spencer, Naomi Campbell y las invitadas más espectaculares a la gala Fashion for Relief

VER GALERÍA

Lady Kitty Spencer

El punto de originalidad lo ha otorgado al sumarle una blusa con volante en el pecho de color salmón, que creaba un ligero contraste con el resto del estilismo. Como complementos, ha optado por botines burdeos de ante con tacón ultracómodo y bolso de mano a juego. También ese tono vino es el que ha teñido sus labios, que destacaban sobre el resto del maquillaje. En cuanto al peinado, ha recogido su melena rubia en una coleta baja muy pulida con raya al medio.

VER GALERÍA

Lady Kitty Spencer

Unas horas después, cambiaba radicalmente de elección para acudir a un evento patrocinado por Bvlgari, marca de la que es embajadora. Para la ocasión, decidía volver a sus adorados vestidos, y optaba por un romántico diseño de escote cuadrado, mangas abullonadas, cintura entallada y falda midi evasé confeccionado en un tejido de encaje blanco con bordados florales rosas y verdes. Huyendo del minimalismo, lo combinaba con unas sandalias-joya decoradas con pedrería, bolso de mano rosa tipo sobre, anillo en clave XL y maxipendientes colgantes de la casa anfitriona. Para conseguir ese juego de opuestos con respecto a su look de día, deja su cabello suelto y apuesta or un maquillaje más natural, con un discreto labial de acabado glossy.