"'Pase de charola' de AMLO a empresarios, similar al de Salinas"

CIUDAD DE MÉXICO, febrero 13 (EL UNIVERSAL).- El primer gobernador panista del país, Ernesto Ruffo Appel, consideró que “el pase de charola” que hizo el presidente Andrés Manuel López Obrador este miércoles con empresarios, es similar a la que hizo el expresidente Carlos Salinas de Gortari (1988-1994) en su administración.

El panista dijo que es preocupante este tipo de prácticas porque si los integrantes de la iniciativa privada no "cooperan", quedarán expuestos y ya no serán de la preferencia del Poder Ejecutivo.

"(Y si no aportan) Quedan expuestos a que haya después, digamos, de una manera suave, no preferencia o no invitación a estos asuntos, donde ellos quieren vender y el que tiene los recursos es el gobierno. Quedarían marcados como éstos no jalan", aseguró.

En entrevista con EL UNIVERSAL, el actual diputado federal panista dijo que es siempre parecido este esquema de recaudación de dinero cuando el dueño del poder lamentablemente es el representante del Ejecutivo Federal.

"Es siempre parecido cuando el dueño del poder lamentablemente, así lo tengo que decir, porque en nuestro México el asunto de institucionalidad republicana, todavía está por verse.

"El representante del Ejecutivo viene siendo en el Siglo XXI el jefe todopoderoso y entonces, pues desde entonces, como Salinas te colocaban en situaciones, y lo digo porque yo fui empresario, y siempre venía el tema de que 'te voy a aplicar esta ley o te voy a reformar esta otra, así que alinéate'; por eso nos ocupa con urgencia ya pasar a la etapa de la vigencia de las instituciones y no de los hombres fuertes e iluminados", describió el exgobernador de Baja California.

Consideró que es preocupante porque el Gobierno Federal, encargado de dirigir presupuestos, licitaciones y proyectos, les pida "cooperación", porque eso genera tensión porque es pedirles favores a los empresarios, que después lo van a cobrar por el precio de productos y servicios.

"Lo veo preocupante porque quien compra, a la capacidad de el gobierno, en este caso el Federal, de dirigir presupuestos y licitaciones y maneras de cómo acomodar la visión de proyectos frente a empresarios que están dedicados a vender, pedirles que cooperen, entre comillas, es un asunto en el que evidentemente se da una

tensión, porque la naturaleza del gobierno no debe de prestarse para andarle pidiendo favores a los empresarios, después te los van a cobrar a través del precio de los productos y los servicios", consideró.