Las aplicaciones por desempleo en EE.UU. se encuentran en el nivel más bajo desde 1969

·3  min de lectura

Las solicitudes de beneficios estatales por desempleo cayeron a niveles no vistos desde 1969, según las últimas cifras del Departamento de Trabajo de EE.UU.

En la semana que finalizó el 20 de noviembre, la cifra de avance de las peticiones iniciales ajustadas de forma estacional fue de 199.000, una disminución de 71.000 con respecto al nivel revisado de la semana anterior.

Esto no solo marca un regreso a los niveles anteriores a la pandemia de covid-19, sino que también es el nivel más bajo de peticiones iniciales desde el 15 de noviembre de 1969, cuando fue de 197.000.

Una encuesta de Bloomberg a economistas arrojó una estimación media de 260.000 solicitudes.

Sin embargo, los ajustes estacionales alrededor de las vacaciones de Acción de Gracias contribuyeron de forma significativa a la caída mayor de lo esperado. Las cifras sin ajustar muestran que las aplicaciones en realidad aumentaron en más de 18.000 a casi 259.000.

El promedio de cuatro semanas, que suaviza los altibajos semanales, también cayó, en 21.000 a poco más de 252.000, el más bajo desde mediados de marzo de 2020 cuando la pandemia golpeó la economía.

Desde que superó las 900.000 a principios de enero, el número de solicitudes se redujo de forma constante y ahora está por debajo de su nivel prepandémico de alrededor de 220.000 por semana. Las solicitudes de ayuda por desempleo son un sustituto de los despidos.

En general, dos millones de estadounidenses cobraban cheques de desempleo de forma tradicional la semana que finalizó el 13 de noviembre, un poco menos que la semana anterior.

Si estos números se mantienen en niveles prepandémicos, tal vez aumentaría la posibilidad de que los funcionarios de la Reserva Federal aceleren la reducción de las compras de bonos y contemplen aumentar las tasas de interés poco después de que finalice la compra en 2022.

Los datos siguen a los informes que muestran la inflación más rápida en tres décadas y un repunte en las ganancias de empleo en octubre, que se sumaron a los llamados para acelerar este proceso.

Si bien el mercado laboral experimentó un notable regreso desde los primeros cierres de la primavera de 2020, muchos estadounidenses se quedaron en casa como medida de precaución por su salud. En marzo y abril de ese año, los empleadores recortaron más de veintidós millones de puestos de trabajo.

Al incluir los programas federales, la cantidad de estadounidenses que recibieron algún tipo de ayuda por desempleo alcanzó un máximo de más de treinta y tres millones en junio de 2020.

El gobierno federal retiró el apoyo suplementario de US$300 por semana a los programas estatales de seguro de desempleo a principios de septiembre.

Si bien el informe de empleos de octubre mostró que las nóminas aumentaron en 531.000, y los economistas predicen que se agregarán otros 575.000 en noviembre, millones de estadounidenses todavía optan por no regresar al trabajo.

Ha habido dieciocho millones de nuevas contrataciones desde el comienzo de la pandemia, pero EE.UU. todavía tiene cuatro millones de empleos menos que en febrero de 2020.

Los empleadores frustrados, que enfrentan un aumento en la demanda de los consumidores, están desesperados por cubrir puestos y ofrecen incentivos y arreglos laborales más flexibles para tratar de atraer a las personas de vuelta al trabajo.

Los trabajadores, que se encuentran con poder de negociación por primera vez en décadas, se vuelven más selectivos con respecto a los trabajos.

Hubo un récord cercano a 10,4 millones de puestos vacantes en septiembre y un récord de 4,4 millones de personas renunciaron en el mismo mes, lo que continúa la tendencia de la “Gran Renuncia” a niveles que han estado en curso desde abril.

Las cifras de nuevas contrataciones para noviembre se esperan el 3 de diciembre y revelarán si las personas regresan al empleo, si las tácticas del empleador funcionan o si el aumento en los casos de covid-19 en las últimas semanas vuelve a mantener a las personas en casa.

Con informes de Associated Press

Relacionados

Gran Renuncia: Otro récord batido pues incluso más estadounidenses renunciaron a sus trabajos en septiembre

El auge del antitrabajo: ¿En verdad existe un mundo sin trabajo?

Ayuda por desempleo en EEUU cae a nivel más bajo en 52 años

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.