Una aplicación de acondicionamiento físico que también sirve como grupo de apoyo masculino

·5  min de lectura
Un grupo de hombres que usa la aplicación Whoop para monitorear su acondicionamiento físico y compartir datos el uno con el otro se ejercita en Pier 46 de Manhattan en Hudson River Park, el 24 de junio de 2021. (Michael George/The New York Times)
Un grupo de hombres que usa la aplicación Whoop para monitorear su acondicionamiento físico y compartir datos el uno con el otro se ejercita en Pier 46 de Manhattan en Hudson River Park, el 24 de junio de 2021. (Michael George/The New York Times)

Como otros hombres solteros de su edad, Mack Knight, de 40 años, ejecutivo de una compañía de software en Los Ángeles, tiene un grupo compuesto por amigos a quienes les gusta explorar la ciudad, viajar y hacer ejercicio juntos.

Ellos se toman en serio el ejercicio: cada uno porta un monitor de acondicionamiento físico llamado Whoop que registra los signos vitales de su cuerpo (incluyendo ritmo cardiaco, respiración y sueño) y hace posible compartir los datos a través de una aplicación.

La semana pasada, Knight revisaba sus estadísticas de Whoop cuando notó que uno de sus compañeros, un amigo de la escuela de negocios, estaba faltando a sus rutinas de ejercicio diarias. “Eso era muy extraño para él”, dijo. “Él se ejercita sin falta”. Así que la siguiente ocasión en que se reunieron, preguntó si su amigo estaba bien.

La capacidad de compartir estadísticas íntimas entre amigos ha convertido esta aplicación de acondicionamiento físico en un grupo de apoyo masculino de facto. Las personas la usan para estar controlar de la salud física y mental de cada uno y para extender una mano de ayuda si un amigo parece estar en problemas. (Resulta que el amigo de Knight estaba bien, solo estaba enfocado en un proyecto de criptomonedas).

Whoop fue creado en 2012 como un dispositivo de monitoreo de gama alta para atletas profesionales. Al colocarlo en la muñeca o en el brazo, recolecta datos de salud que se pueden compartir con preparadores físicos y entrenadores personales para mejorar las rutinas de ejercicio.

“Fui un atleta colegial”, dijo Will Ahmed, el fundador de la aplicación. “Pensé que sería valioso crear algo a través del cual pudiéramos ver los datos del otro como un equipo y ver cómo estamos evolucionando”.

Los datos son muy personales, incluso invasivos. Muestra si tu ritmo cardiaco se eleva repentinamente o si cierto día solo quemaste 300 calorías en lugar de 1000.

Un grupo de hombres que usa la aplicación Whoop para monitorear su acondicionamiento físico y compartir datos el uno con el otro se ejercita en Pier 46 de Manhattan en Hudson River Park, el 24 de junio de 2021. (Michael George/The New York Times)
Un grupo de hombres que usa la aplicación Whoop para monitorear su acondicionamiento físico y compartir datos el uno con el otro se ejercita en Pier 46 de Manhattan en Hudson River Park, el 24 de junio de 2021. (Michael George/The New York Times)

Los usuarios de Whoop pueden mantener su información privada, pero desde que el dispositivo se lanzó al público hace algunos años (se pagan 30 dólares al mes, lo que incluye la correa), los usos no previstos han surgido entre grupos de amigos. La aplicación es para cualquier persona, pero ha encontrado un uso que les sirve más a los hombres en más de un sentido.

“Whoop ha encontrado una manera astuta de ayudar a los hombres a sentirse cómodos al compartir cosas el uno con el otro sin que se sienta como un coscorrón y decirles que tienen que compartir sus sentimientos todo el tiempo”, dijo Jelena Kecmanovic, una psicóloga clínica en el área de Washington D. C. que a menudo escribe sobre cómo la tecnología impacta en nuestra vida.

El hecho de compartir datos “estimula a los hombres a preguntar: ‘No dormiste anoche, ¿qué está pasando?’”, dijo Kecmanovic. “Es una manera inteligente de hacer que la gente verifique cómo están los otros, se apoyen el uno al otro, se alaben entre ellos y sientan que son parte de un grupo”.

La presión social es un efecto secundario. “Todos podemos ver los números de los otros, así que quiero que los míos sean buenos”, dijo Joe Wernig, de 30 años, gerente sénior de producto para NBC Sports, quien vive en East Village. Se unió a Whoop en enero después de que un amigo lo convenció. Ahora forma parte de cuatro grupos, cada uno con entre dos y seis personas. “Hay una competencia amistosa”, señaló.

Por ejemplo, durante el fin de semana por el Día de los Caídos en Estados Unidos, Wernig estaba de fiesta con amigos en una vivienda rentada a través de Airbnb en Cape May, Nueva Jersey, cuando revisó la aplicación justo antes de la medianoche. Vio que todos sus amigos se habían ejercitado más que él ese día, así que a pesar de que estaba ebrio y estaba lloviendo, salió a correr un poco en la playa.

“Puedes ver con qué frecuencia tus amigos corren o levantan pesas”, dijo. “Puedo aprender lecciones de ellos que aplico a mi propia vida”.

Los amigos también usan la aplicación para espiar a los otros. “Mis amigos se burlan de mí todo el tiempo”, dijo Anthony Martinez, de 30 años, un director de finanzas en Vox News que vive en West Village. “Si estoy bailando y mi ritmo cardiaco se eleva, alguien dirá: ‘¿Qué estabas haciendo anoche a las dos de la madrugada?’”.

El uso no previsto de la aplicación como un grupo de apoyo social se volvió más frecuente durante las partes más difíciles de la pandemia.

“Muchas personas no quieren hablar sobre las cosas que nos resultan difíciles”, dijo Lee Chadowitz, de 31 años, gerente de producto en Hong Kong que está en un equipo con su entrenador y ocho amigos. “Puedo ver si mi compañero de equipo solo está durmiendo tres horas cada noche y entonces, tengo el deber de ver si está bien. Ni siquiera tengo que decirle algo directo. Tal vez solo le daré un empujón como ‘Oye, ¿quieres ir por una cerveza?’”.

Según Whoop, la aplicación tiene alrededor de 85.000 equipos (o grupos de amigos que han creado una red compartida en la aplicación). “La mayoría de nuestros equipos están en el rango de diez personas”, dijo Ahmed, quien no aceptó revelar el número total de usuarios.

Blake Reichenbach, quien administra Self-Himprovement, un sitio web de bienestar para hombres, dijo que Whoop les resulta atractivo a hombres que se sienten más cómodos al rodearse de personas en actividades estereotípicamente masculinas.

“Están surgiendo muchos grupos que buscan lograr que hombres apoyen a otros hombres, pero el gran problema que tienen es que los hombres no están condicionados para reunirse con otros hombres y hablar de sus sentimientos”, dijo Reichenbach. Señala grupos como Mr. Perfect (señor perfecto), que fue fundado en Australia en 2016 y reúne a hombres con el pretexto de realizar una barbacoa.

“Los hombres tienen menos oportunidades de formar comunidades donde el uno pueda ver que el otro esté bien y alabarse entre ellos y apoyarse”, agregó Kecmanovic. “Vemos muchos clientes masculinos, especialmente después de que dejan el bachillerato y la universidad, que luchan contra el aislamiento. La pandemia ha empeorado eso”.

© 2021 The New York Times Company

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.