Aplauden destitución de misionero evangélico de órgano indigenista en Brasil

Agencia EFE
·3  min de lectura

Río de Janeiro, 27 nov (EFE).- Varias organizaciones indigenistas aplaudieron este viernes la decisión del Gobierno brasileño de destituir al pastor evangélico Ricardo Lopes, un veterano misionero evangelizador de indios, como jefe del órgano que cuida de las etnias aisladas que siguen sin contacto con la civilización.

Lopes, que ya había sido separado del cargo provisionalmente por una decisión judicial que el Gobierno consiguió derribar, finalmente fue destituido, aunque sin ninguna explicación del motivo, según un decreto del Ministerio de Justicia publicado este viernes en el Diario Oficial.

El misionero, antropólogo y teólogo con más de una década de experiencia como evangelizador del grupo estadounidense Misión de Nuevas Tribus de Brasil (MNTB), fue nombrado en febrero pasado como jefe de la Coordinación de Indios Aislados y de Reciente Contacto de la gubernamental Fundación Nacional del Indio (Funai).

Este órgano indigenista cuida de las cerca de 114 etnias que, se calcula, viven en el país, principalmente en la Amazonía, sin contacto con la "civilización".

Su nombramiento, por lo mismo, fue considerado contraproducente y un "inminente genocidio" por el antiguo interés de la Misión Nuevas Tribus de recibir autorización para ingresar a los territorios de los indios aislados y evangelizarlos.

Un juez llegó a determinar su suspensión provisional del cargo en mayo en una sentencia en la que calificó su nombramiento como ilegal, pero un tribunal de segunda instancia revocó la decisión y le permitió reasumir sus funciones.

En la época el nombramiento fue calificado como un nuevo intento del presidente brasileño, el líder ultraderechista Jair Bolsonaro, de reducir los derechos de los indios y atacar sus reservas.

El capitán de la reserva del Ejército ha dicho en varias oportunidades que en su Gobierno no serán creadas nuevas reservas y ha defendido la explotación económica de las tierras indígenas y proyectos para que los indios se integren a la sociedad como cualquier ciudadano no indio.

Los primeros en festejar la destitución fueron los dirigentes de la Unión de Pueblos Indígenas del Valle del Javari (Univaja), que conviven en una región en la Amazonía en que han sido identificadas varias etnias no contactadas.

Para el director de la Univaja, su permanencia en el cargo era incoherente por incompatibilidad de intereses.

"Un misionero fundamentalista al frente de la Coordinación de los Indios Aislados era sobretodo una afrenta a la libre determinación de estos pueblos. En varias ocasiones fue evidente la ineptitud de Ricardo Lopes en la política relativa a los no contactados", dijo el secretario ejecutivo del Observatorio de los Derechos de los Pueblos Indígenas y de Contacto Reciente (OPI), Leonardo Lenin.

"Un ejemplo de esto fue su caótica gestión para evitar que la covid llegara a las tribus no contactadas y de contacto reciente. Ahora es más evidente que nunca que es necesario contar con alguien con conocimientos específicos en este campo y que respete las leyes que protegen los derechos de estos pueblos", agregó Lenin.

Sarah Shenker, coordinadora de la campaña de la organización internacional Survival por los pueblos no contactados, afirmó que la destitución de Lopes es una victoria de una campaña emprendida por los indigenistas para separarlo del cargo.

"Las organizaciones indígenas y sus aliados han liderado la presión y la Fiscalía ha adoptado medidas clave", dijo.

"Seguiremos luchando para que las tierras de los pueblos indígenas aislados sean protegidas y para que su derecho a vivir como elijan sea respetado siempre. Esperamos que Bolsonaro reciba el mensaje de que si continúa con su agenda genocida encontrará resistencia a cada paso", agregó.

Los grupos indigenistas recordaron que, pese a alegar que se había desvinculado de los grupos misioneros evangélicos, Lopes continuaba actuando como miembro de la Misión Nuevas Tribus Brasil y trabajando en la formación de pastores en reservas indígenas.

(c) Agencia EFE