La apertura de Palm Beach, entre la dicha y el miedo a una nueva cuarentena

West Palm Beach (EE.UU.), 11 may (EFE).- Los ciudadanos de Palm Beach (Florida, EEUU) celebraron este lunes el "poco de normalidad" que se vive a partir de este lunes en ese condado, que se sumó a los 64 del estado que ya habían comenzado la reapertura escalonada hace una semana y que todavía excluye a Broward y Miami-Dade, el de mayor contagio.

"Creo que la gente está lista para volver a la normalidad y lo está haciendo de forma muy gradual y sensatamente. No estaría para nada contenta si todo el mundo abriera de repente porque creo que eso es peligroso", dijo a Efe Caroline Haubold mientras tomaba un café con su marido en un parque de la ciudad de West Palm Beach.

Haubold, que vive entre Florida y Londres (Reino Unido), explicó que no han podido volver por la pandemia, pero que ahora mismo "este es el lugar más seguro".

Sin embargo, su marido Sam teme que el virus pueda volver y obligue a una nueva cuarentena en Palm Beach, condado donde se encuentra la residencia oficial y club privado Mar-a-lago, del presidente estadounidense, Donald Trump, un asiduo visitante del sur de Florida.

"Siempre está la posibilidad de que el virus vuelva en una nueva ola en los próximos meses y ese es el verdadero desafío", añadió sobre ese condado que reportó este lunes sólo 16 casos más que ayer para un total de 3.814.

Florida tiene hasta este lunes un total de 40.982 casos confirmados del nuevo coronavirus (386 más en las últimas 24 horas) y 1.173 fallecimientos (14 más), según el Departamento de Salud estatal.

Broward tuvo un aumento de 22 casos, hasta los 5.734, y junto con Palm Beach incrementaron un fallecimiento cada uno, mientras que Miami-Dade alcanzó los 14.006 casos (160 más) y los 490 muertos (3 más).

Estos tres condados del sureste de Florida fueron los únicos que no fueron incluidos en la reapertura por fases que comenzó el lunes pasado por orden del gobernador en 64 de los 67 condados.

Sin embargo, Palm Beach se unió hoy a la primera fase, que incluye la apertura de restaurantes, tiendas al por menor y centros de cirugía, con un cuarto de su capacidad y otras restricciones, al considerar que "es el momento adecuado".

DeSantis especificó que lo permitió debido "al descenso y al seguimiento de los casos".

Blake Burdett lo celebra y hoy volvió por primera vez a comer fuera en más de un mes: "finalmente se puede volver de alguna forma a la normalidad", dijo.

"Estoy confiado en que hemos tenido el tiempo suficiente de distanciamiento social y cuarentena y si te atreves a tomar el riesgo de salir afuera lo debes hacer sabiendo las consecuencias que te pueden pasar", comentó Burdett.

PELUQUERÍAS ABREN SOLO CON CITAS

Además, desde este lunes toda Florida, menos Miami-Dade y Broward, da un paso más allá en el proceso de reactivación económica de la fase 1 y permitirá la reapertura de barberías, peluquerías y salones de belleza, unos negocios que inicialmente no estaban incluidos.

Una decisión que muchos de los negocios locales no entendían como la dueña de la barbería Distrikt Barbershop, Samantha Colton, que sentía que "los habían excluido sin motivo".

"Para los pequeños locales esta es la única forma en la que vamos a sobrevivir y dar de comer a nuestras familias así que creo que este momento es el adecuado", señaló.

Estos negocios solo tienen permitido atender a aquellos que tengan cita previa, deben esperar al menos quince minutos entre clientes, y los trabajadores deben llevar mascarilla en todo momento.

Colton, que abre su local por primera vez desde el 1 de marzo indicó que "se han pasado todo el fin de semana limpiando y desinfectando" y que "están emocionados de poder abrir", pero al igual que para muchos negocios de la zona la cuarentena "ha sido muy dura".

"Obviamente estamos recomendando a todas las personas de riesgo que se esperen y no vengan pero estamos muy contentos por todos los negocios de nuestro alrededor, los cuales casi todos son locales", señaló.

Al igual que otras peluquerías y salones de belleza, Distrikt Barbershop recibió decenas de llamadas el pasado viernes solicitando citas para los próximos días y poco a poco se van adaptando "a la nueva normalidad" durante estos días de prueba.

Por el momento se desconoce cuánto durará este primer paso y dependerá de cómo evolucione la expansión del virus durante las próximas semanas.

El equipo de trabajo creado por el gobernador para la reactivación de la economía recomendó que en la segunda fase se abrirán al 75 % de su capacidad los restaurantes, gimnasios, cines, teatros, auditorios y casinos, y que era preferible mantener los bares, eventos deportivos y discotecas a la mitad de su capacidad.

Alberto Domingo Carreiro

(c) Agencia EFE