Si usted tiene alguno de estos apellidos, puede heredar un castillo escocés

LA NACION

Si usted tiene un apellido de resonancia escocesa como Duncan, Bowie, McBain, Campbell o Murray, entre otros, usted puede ser el afortunado heredero de uno de los 436 castillos o mansiones que el gobierno de Escocia publicó en un lista de propiedades que buscan un nuevo dueño, por el fallecimiento de sus propietarios originales.

Lo único que debería hacer la persona que quiera adueñarse de esas construcciones, que en algunos casos pueden valer hasta 470 mil dólares, es tener el mismo apellido del dueño original extinto, pero además comprobar -esto es un poco más difícil- algún vínculo sanguíneo con el supuesto familiar escocés.

La oficina que se encargó de armar el listado de propiedades es la Queen's & Lord Treasurer's Remembrancer de Escocia. Esta dependencia gubernamental es la que estableció las normas que deben cumplir de los herederos y qué tienen que hacer: "Cualquier pariente de sangre de una persona de la lista que desee reclamar su propiedad deberá contactar al Commissary Departmen of the Sheriff Court en el área en que la persona vivía".

Además de los apellidos típicamente escoceses mencionados al comienzo, hay otros comunes en países de habla inglesa que también entran en competencia para heredar las tentadoras propiedades: Adams, Williams, Taylor, Smith, entre otros.

La QLTR que emitió el listado es la que administra los predios a heredar. Según lo establece la ley escocesa, cuando una persona muere y no deja un testamento, sus bienes se vuelven propiedad de la Corona hasta que se ponen en disposición de la oficina mencionada con la intención de encontrar un heredero.

Antes, el que deseaba reclamar por una propiedad debía abonar un "bono de caución", que era básicamente un seguro por si el pedido por la herencia fueran infundados. Pero a partir de 2016 el Parlamento Británico aprobó una Ley de Sucesión que eliminaba este requisito.

Si uno presenta la documentación pertinente para probar que es pariente del dueño fallecido de una mansión o un castillo, se le entregarán sin más las llaves de la propiedad y se convertirá en el nuevo amo de dicho bien inmueble.

En una tabla de Excel a la que se puede acceder al ingresar a la página oficial de la QLRT se pueden ver los 436 apellidos en cuestión, el nombre del propietario fallecido, el lugar donde se encuentra el inmueble y hasta el valor del mismo.

Si tiene un apellido o algún pariente con pasado británico, no dude en darle una mirada a la lista. A lo mejor, le puede cambiar la vida.