Aparece muerto fundador de gigante farmacéutico canadiense Apotex

Imagen de unos de los medicamentos fabricados por la gran farmacéutica global canadiense Apotex, cuyo dueño apareció muerto el viernes en Toronto, Canadá (AFP | ROBERT SULLIVAN)

El gigante farmacéutico canadiense Apotex confirmó la muerte de su millonario fundador Barry Sherman, después de que la policía informara de dos muertes "sospechosas" en la lujosa mansión de la pareja en Toronto.

La policía no identificó a las víctimas, cuyos cuerpos fueron hallados el viernes, pero los medios de Canadá afirmaron que se trataba de Sherman y de su esposa Honey, reconocidos canadienses cuyos decesos desataron muestras de dolor entre la élite política del país.

"Hemos sido informados de la trágica noticia de que Barry y Honey Sherman han muerto inesperadamente", indicó la cuenta Twitter de Apotex, que Sherman fundó en 1974.

La compañía, que se hizo célebre produciendo medicamentos genéricos, creció hasta tener más de 11.000 trabajadores en el mundo.

La policía de Toronto informó en Twitter de que "dos personas (fueron) halladas muertas en una casa" en la avenida Bayview en el área de la carretera Old Colony, luego de que los agentes recibieran una llamada médica alrededor de la mediodía del viernes.

Catalogaron las muertes de "sospechosas" pero, de acuerdo con los medios canadienses, por ahora no se busca sospechosos.

El primer ministro Justin Trudeau dijo sentirse "entristecido por las noticias de la muerte repentina de Barry y Honey Sherman".

Se refirió en Twitter a la "visión y el espíritu" de la pareja conocida por su filantropía.

Linda Frum, miembro del Senado canadiense, dijo estar "destrozada por la pérdida" de la pareja, dos semanas después de presentar una medalla del Senado "a uno de los miembros más gentiles y más queridos de la comunidad judía de Canadá".

Era "gente extraordinaria", dijo Bob Rae, exprimer ministro de la provincia de Ontario, donde se sitúa Toronto. "Luchando con estas terribles noticias", escribió en Twitter.

Según los medios canadienses, los Sherman habían puesto su casa en venta por unos 7 millones de dólares canadienses (5,5 millones de dólares).

En la lista Forbes, Sherman es uno de los hombres más ricos del país, con una fortuna de 3.000 millones de dólares.