AP VERIFICA: Los colaboradores de Trump también exageran

Por CALVIN WOODWARD y JIM DRINKARD
El secretario del Tesoro Steven Mnuchin (derecha) y el asesor económico de Donald Trump Gary Cohn hablan con los medios de comunicación en la Casa Blanca el miércoles 26 de abril de 2017, en Washington DC. (AP Foto/Carolyn Kaster)

WASHINGTON (AP) — Los colaboradores del presidente Donald Trump parecen haberse contagiado de sus exageraciones al promover su plan para reformar el sistema de impuestos. Los periodistas de The Associated Press hicieron una verificación de hechos y encontraron que, en varios aspectos, exageraron. Por ejemplo, es poco probable que el plan termine como el mayor recorte de impuestos de la historia, pues lo que hizo Ronald Reagan luce más grande.

Este es un vistazo a algunas declaraciones de Trump y su equipo durante la semana que acaba de terminar y los hechos:

___

EL SECRETARIO DEL TESORO STEVE MNUCHIN, cuando dijo que Trump no tiene "ninguna intención" de divulgar sus propias declaraciones de impuestos: "El presidente ha publicado una gran cantidad de información y creo que ha dado más divulgación financiera que nadie. Creo que el pueblo estadounidense tiene mucha información".

LOS HECHOS: Trump ha divulgado menos que otros presidentes en los tiempos modernos. Al abstenerse de publicar sus declaraciones fiscales, Trump se alejó de la norma seguida por todos los presidentes desde que Richard Nixon comenzó esa práctica en 1969.

Durante la campaña electoral del año pasado, Trump alegó que no podía divulgar sus declaraciones de impuestos porque estaba bajo una auditoría por parte del Servicio Interno de Impuestos del Departamento del Tesoro de Estados Unidos (IRS por sus siglas en inglés). Ese argumento no tiene fundamento, porque estar bajo auditoría no es un impedimento legal para que un candidato revele sus declaraciones fiscales. El miércoles, el propio Mnuchin pareció abandonar esa explicación.

Lo que Trump sí ha publicado son formularios de divulgación financiera que enumeran sus activos y pasivos en muchos campos, como lo requiere la ley, pero esos formularios no revelan números precisos y no incluyen nada sobre los ingresos de una persona o sus donaciones a organizaciones de bien público. Esos datos son revelados solo en las declaraciones de impuestos.

Las pocas declaraciones de impuestos de Trump que la gente ha visto no fueron reveladas por él, sino por los medios de comunicación.

Dos páginas filtradas de su declaración de 2005 _publicadas en marzo_ no incluyeron detalles completos sobre sus ingresos y sus deducciones, pero sí mostraron que se habría beneficiado masivamente por la eliminación del impuesto mínimo alternativo: una característica de su recién descrito plan fiscal.

Otras tres páginas que aparecieron el año pasado mostraron que había declarado una pérdida de 916 millones de dólares en su declaración de 1995. Declarar una pérdida así podría utilizarse para reducir sus impuestos mediante la compensación de ganancias posteriores.

___

MNUCHIN: "Este va a ser el mayor recorte de impuestos y la mayor reforma tributaria en la historia de nuestro país".

LOS HECHOS: Aparentemente no es así. A primera vista, los recortes de impuestos parecen más pequeños que los del presidente Ronald Reagan en 1981, que fueron los más grandes en la historia de Estados Unidos. Ese plan redujo los ingresos federales en casi un 19%, según un informe del Tesoro. En dólares de hoy, eso significaría un recorte de impuestos de más de 600.000 millones de dólares al año o bien más de 6 billones de dólares durante la próxima década.

Un análisis inicial de la Comisión para un Presupuesto Federal Responsable estima que bajo el plan Trump, los ingresos federales probablemente caerán 5,5 billones de dólares durante una década, muy por debajo del récord de Reagan. Además, eso supone que todos los elementos del plan serán aprobados por el Congreso, lo cual es poco probable.

___

GARY COHN, ASESOR ECONÓMICO DE TRUMP: "Vamos a reducir los impuestos a las empresas, para que las hagamos competitivas, y vamos a recortar los impuestos para los estadounidenses, especialmente a las familias de ingresos bajos y medios".

LOS HECHOS: Según el proyecto de reforma fiscal, hay muchas razones para creer que la gente más rica de Estados Unidos recibirá los mayores recortes bajo el plan de Trump, aunque también se beneficiarían muchas familias de bajos y medianos ingresos.

La falta de detalles hace que sea difícil decir con precisión cómo se distribuirán los recortes, pero el plan es similar en esbozo a la propuesta de campaña de Trump, que busca que casi la mitad de sus beneficios acaben en el 1% más rico de los estadounidenses, mientras que los hogares de ingresos medios recibirán apenas el 7% de los recortes.

La Casa Blanca también propone eliminar el impuesto a la herencia y el impuesto mínimo alternativo (AMT por sus siglas en inglés), que afectan principalmente a los estadounidenses de ingresos altos. El AMT es un cálculo de impuestos separado, que busca asegurar que las personas más ricas no eviten pagar la mayoría o la totalidad de sus impuestos reclamando múltiples deducciones y créditos. En 2005, Trump pagó 36.5 millones en impuestos, principalmente debido al AMT. Sin ese beneficio, habría pagado solo 5,5 millones de dólares, según una copia filtrada de la declaración de ese año.

La mayor ganancia inesperada para los ricos podría venir del plan de Trump de bajar la tasa máxima de impuesto para dueños de pequeñas empresas a 15%, frente al 39,6% previo.

El verdadero efecto dependerá de cómo el gobierno de Trump define a un propietario de una pequeña empresa. Si el recorte de impuestos se aplica a todos los ingresos empresariales reportados en las declaraciones de impuestos individuales, se trataría de un gran beneficio para muchas familias ricas.

Mnuchin dijo que Trump propondrá salvaguardias para evitar que los ricos se aprovechen de esta reducción de impuestos, pero no proporcionó detalles sobre cómo funcionaría.

___

Los periodistas de The Associated Press Christopher S. Rugaber, Josh Boak, Stephen Ohlemacher, Robert Burns y Mark Sherman en Washington DC contribuyeron para este despacho

EDITOR'S NOTE _ A look at the veracity of claims by political figures