AP EXPLICA: Qué hay en juego en el sector eléctrico mexicano

·4  min de lectura
Paneles solares instalados por Pireos Power en el techo de un almacén en el Estado de México, el miércoles 13 de abril de 2022. (AP Foto/Marco Ugarte) (ASSOCIATED PRESS)

CIUDAD DE MÉXICO (AP) — El sector eléctrico en México está sumido en la incertidumbre.

El Congreso someterá a votación el domingo una reforma constitucional que podría echar por tierra la apertura del mercado que se registró en 2013.

El gobierno del presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador quiere devolver el poder a la estatal Comisión Federal de Electricidad (CFE), que genera energía sucia, en detrimento de las empresas privadas, que tienen una mayor apuesta por las renovables y el gas natural.

Ya existe una ley en este sentido, pero como ha sido recurrida en los tribunales ahora López Obrador intenta consolidar los cambios mediante una reforma constitucional que tiene pocas posibilidades de prosperar pero que, según alertan sus críticos, solo generará más litigios y menos inversiones.

¿CÓMO ERA EL SECTOR ELÉCTRICO ANTES DEL GOBIERNO ACTUAL?

Durante décadas, la CFE —un gigante con infraestructuras obsoletas y plantas contaminantes— era la única que podía comercializar electricidad.

Primero se permitió a privados generar energía para su autoabastecimiento, que era incentivado en el caso de las energías renovables. Con la reforma de 2013 se liberalizó la generación y venta de electricidad para los grandes usuarios, aunque la CFE mantuvo el monopolio en distribución y en venta a particulares.

El gobierno construyó gasoductos para importar gas natural de Estados Unidos y hubo un auge en las inversiones porque la CFE abría convocatorias para comprar electricidad a empresas privadas.

¿QUÉ PASÓ CON LA LLEGADA DE LÓPEZ OBRADOR?

El actual presidente siempre dijo que la reforma de 2013 dejaba la puerta abierta a la corrupción y a la privatización de la CFE. Además argumenta que las compañías privadas —fundamentalmente estadounidenses y españolas— se beneficiaron de contratos, según él, fraudulentos.

La realidad es que las energéticas privadas utilizaron muchos vericuetos y vacíos de la ley y pudieron tener demasiados incentivos, como que el Estado no les cobrara por la utilización de las redes de distribución, que son de la CFE. En consecuencia, la estatal perdió cuota de mercado.

¿QUÉ CAMBIOS HUBO?

López Obrador no quería que la CFE perdiera más dinero y propuso una reforma a la Ley de la Industria Eléctrica, aprobada en 2021, que garantizara al Estado la generación de al menos 54% de la electricidad que necesita el mercado.

La normativa establece que la electricidad debe ser comprada primero a las plantas gubernamentales, las cuales se alimentan mayormente de combustibles fósiles como carbón, petróleo y diésel. Si aún hay demanda, la cubrirán las plantas privadas de energía renovable y gas natural.

La ley permite además revisar o incluso anular contratos suscritos con las empresas privadas y deja inoperativo al órgano regulador que actuaba de árbitro del mercado, y cientos de compañías acudieron a los tribunales por lo que consideraron una clara violación a la libre competencia. Denunciaron también que se violaban acuerdos internacionales firmados por México. Estos litigios bloquearon temporalmente su aplicación, aunque siguen en curso.

De forma paralela, se intentó que la Suprema Corte declarara inconstitucional la ley, pero aunque la mayoría de sus integrantes estaba a favor no alcanzaron la mayoría necesaria para hacerlo.

¿QUÉ HAY AHORA EN DEBATE PARLAMENTARIO?

Dado que la Ley de la Industria Eléctrica está parcialmente inoperativa, el gobierno propuso una reforma constitucional exactamente en esa misma línea que consolidaría la rectoría de la CFE y las compañías estatales sobre el mercado energético.

Es muy difícil que tal reforma prospere porque Morena, el partido de López Obrador, y sus aliados no tienen la mayoría cualificada —ni en el Congreso ni en el Senado— necesaria para su aprobación y la oposición se ha declarado abiertamente en contra.

El domingo se votará la ley en el pleno de la Cámara de Diputados y en el improbable caso de que pasara, luego tiene que ser debatida en el Senado.

¿CUÁLES SON LAS CONSECUENCIAS DE ESTOS CAMBIOS?

Potenciando la generación de energía por parte de la CFE, que es mayoritariamente muy contaminante, México difícilmente podrá cumplir sus compromisos para frenar el cambio climático.

Además, como ya lo advirtió el propio gobierno de Estados Unidos, está abriendo la puerta a muchos más litigios, entre otros motivos por supuestas violaciones a tratados como el T-MEC, el de libre comercio de América del Norte.

Toda esta incertidumbre legal puede desalentar todavía más las inversiones y aunque de momento no habrá cambios notables para los ciudadanos, el coste de la luz podría subir si el precio en el mercado aumenta y el gobierno yo puede seguir subvencionándola.

¿HAY ALGO MÁS QUE LA ELECTRICIDAD EN JUEGO?

Sí. En la reforma constitucional el gobierno incluyó que el litio se considerara un mineral estratégico que sólo puede explotar el gobierno. Si los cambios a la Carta Magna no prosperan, el presidente anunció que, al día siguiente, enviará una propuesta de ley ordinaria —para cuya aprobación su partido y aliados sí tienen mayoría— en ese mismo sentido.

___

El periodista de The Associated Press Mark Stevenson contribuyó a este despacho.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.