AP Explica: Exámenes para inmigrantes no son nada nuevo

Por RUSSELL CONTRERAS
Decenas de europeos esperan ser procesados en Ellis Island, un islote frente a Nueva York, en 1924. A lo largo de la historia EEUU empleó distintas formas de exámenes físicos y mentales para admitir inmigrantes. (AP Photo/File)

ALBUQUERQUE, Nuevo México, EE.UU. (AP) — El presidente Donald Trump anunció la semana pasada un amplio plan sobre la inmigración que cambiaría la forma en que se admite a algunos inmigrantes. Sus propuestas incluyen un examen sobre asuntos cívicos que según algunos puede impedir el ingreso de muchos inmigrantes especializados. También hay quienes creen que la idea de tomar un examen cívico es medio extraña y que hay ciudadanos estadounidenses que podrían no pasar esa prueba.

En todo caso, de ser aprobado el uso de estos exámenes, no sería la primera vez que Estados Unidos utiliza exámenes físicos o mentales para los inmigrantes. Vistazo al uso de exámenes de admisión de inmigrantes a lo largo de la historia:

ELLIS ISLAND

Millones de europeos pasaron por Ellis Island, un islote frente a la ciudad de Nueva York, antes de ser admitidos en Estados Unidos a comienzos del siglo 20 y las autoridades los sometieron a todo tipo de exámenes físicos y mentales.

Para determinar las “aptitudes mentales” de los recién llegados se tomaba un examen con un rompecabezas de diez piezas que según el Smithsonian permitía descartar a las personas “bobas”.

Howard A. Knox, el medico que creó el examen, dijo que ayudaba a distinguir a los inmigrantes que “por su estado mental, pueden ser una carga para el estado o que pueden producir descendientes que terminarán en prisiones, asilos y otras instituciones”.

El examen fue usado hasta 1916.

Otras pruebas hacían que los niños que hablasen para ver cómo lo hacían y que caminasen para ver si tenían incapacidades físicas.

FUMIGACIÓN FORZADA

Durante la revolución de México de 1910 a 1920 Estados Unidos empezó a adoptar políticas para contener la llegada de refugiados que le escapaban a la violencia. Algunos blancos se quejaron de que los mexicanos traían enfermedades y piojos, y pedían a las autoridades que los despiojasen.

Por ello, en los puertos de ingreso se los hacía desnudar y los rociaban con pesticidas. Las autoridades colocaban sus ropas en una sacadora a vapor. Posteriormente se descubrió que el personal a cargo de estas funciones había fotografiado a mujeres desnudas y había pegado las fotos en una cantina vecina.

La práctica de fumigar a los mexicanos se mantuvo hasta la década de 1950.

El historiador David Dorado Romo declaró a NPR en el 2006 que al escribir su libro “Ringside Seat to a Revolution” descubrió que las autoridades estadounidenses del Puente de Santa Fe en El Paso, Texas, siguieron despiojando y rociando las ropas de los mexicanos con zyklon B, un pesticida a base de cianuro inventado en Alemania en los años 20.

Romo dijo que los nazis usaron esa sustancia como fumigante en los puertos fronterizos de Alemania y en las cámaras de gas de los campos de concentración donde mataron a millones de personas.

LOS MARIELITOS

En 1980 el presidente cubano Fidel Castro anunció que todo el que quisiera irse de Cuba podía hacerlo a través del puerto de Mariel. Casi 125.000 cubanos se marcharon a la Florida.

Las autoridades se dieron cuenta de que Castro estaba enviando también a presos y a pacientes de instituciones mentales.

El gobierno estadounidense se hizo cargo de procesar a los “marielitos” y los alojó en centros de detención donde el Servicio de Inmigración y Naturalización de entonces investigaba los antecedentes de los refugiados. Los cubanos tenían que responder una serie de preguntas sobre su pasado, cualquier conexión con el crimen organizado y su salud mental para poder irse.

El gobierno se negó a recibir unos 2.000 marielitos aduciendo que tenían trastornos mentales o antecedentes delictivos.

___

Russell Contreras es parte del equipo de la Associated Press abocado a temas étnicos. Está en http://twitter.com/russcontreras .