AP EXPLICA: ¿Por qué es tan difícil dejar atrás el carbón?

·3  min de lectura
Se alza humo de una planta siderúrgica a carbón en India, 26 de setiembre de 2021. (AP Foto/Altaf Qadri)

GLASGOW, Escocia (AP) — En los preliminares de la conferencia climática de la ONU en Glasgow, Gran Bretaña, el anfitrión, anunció que uno de los objetivos de la conferencia COP26 era que el carbón pasara a la historia.

Pero resulta que es más fácil decirlo que hacerlo. E incluso decirlo —por escrito— ha resultado bastante difícil.

Los negociadores en Glasgow han redactado y vuelto a redactar un párrafo según el cual el mundo debe abandonar gradualmente el carbón junto con los subsidios a todos los combustibles fósiles, pero sin plazos.

Un vistazo al papel del carbón en el cambio climático y el sistema energético y por qué es tan difícil abandonarlo:

¿POR QUÉ SE ENFOCAN EN EL CARBÓN?

De los tres combustibles fósiles —carbón, petróleo y gas natural— el carbón es el gran villano climático. Es el causante del 20% de las emisiones de gas de invernadero. Y es un combustible relativamente fácil de reemplazar: las alternativas renovables a la generación de energía con carbón existen desde hace décadas. Además, la quema del carbón provoca contaminación del aire, causa del smog, la lluvia ácida y enfermedades respiratorias.

¿QUIÉN ES EL MAYOR CONSUMIDOR DE CARBÓN?

China, el país más poblado del mundo y un gigante fabril, es de lejos el mayor consumidor de carbón del mundo, seguido por India y Estados Unidos. En 2019 China produjo 4.876 teravatios/hora de electricidad generada por carbón, casi tanto como todo el resto del mundo, según la Agencia Internacional de Energía. Pero en proporción a la población el panorama es distinto. Australia es el mayor emisor de carbón per cápita del Grupo de los 20, seguido por Corea del Sur, Sudáfrica, Estados Unidos y China, según el instituto de investigaciones climáticas Ember.

¿POR QUÉ LOS PAÍSES SIGUEN CONSUMIENDO CARBÓN?

Brevemente, porque es barato y abundante. Pero aunque las fuentes renovables se vuelven más competitivas en cuanto a precio, no es fácil deshacerse del carbón. La necesidad de electricidad crece a pasos agigantados a medida que aumentan la población y prosperidad mundial y las renovables no alcanzan a satisfacer esa demanda. La AIE proyecta que India necesitará agregar un sistema energético del tamaño del de la Unión Europea para satisfacer el aumento previsto de la demanda en los próximos 20 años. Las estadísticas de la AIE revelan que la proporción de la electricidad generada por el carbón era de 38% en 1973, y de 37% en 2019.

¿QUÉ LE DEPARA EL FUTURO AL CARBÓN?

El futuro del carbón luce sombrío, cualquiera que sea el texto acordado por los gobiernos en Glasgow. No se trata solo del clima: en Estados Unidos, el gas natural está reemplazando al carbón desde hace años por razones económicas, aunque el carbón ha rebotado este año debido al aumento de los precios del gas. Desde el acuerdo de París de 2015, muchos países se han fijado metas de emisiones cero neto, lo cual requiere abandonar gradualmente el carbón no filtrado, es decir, las plantas a carbón no equipadas con costosos dispositivos que capturan las emisiones. Austria, Bélgica y Suecia han cerrado sus últimas plantas a carbón. Gran Bretaña planea abandonar las usinas a carbón para 2024. Los anuncios antes y durante la conferencia de Glasgow significan que unas 370 plantas en todo el mundo tienen plazo de cierre, según el Centro de Investigaciones sobre Energía y Aire Limpio. Estados Unidos no ha asumido aún un compromiso similar.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.