Tras el anuncio de la "movilización parcial", algunos rusos deciden irse a Serbia

·1  min de lectura

El decreto de movilización de Vladimir Putin ha sembrado el pánico en Rusia, donde los sitios de venta de billetes de avión han sido tomados por asalto. Vuelve a ser muy difícil encontrar un billete para salir de Rusia. Un avión procedente de Moscú aterrizó en Belgrado, el primero desde que se anunció el decreto.

Con el corresponsal de RFI en Belgrado, Laurent Rouy

El avión aterrizó en Belgrado, la única capital europea que aún acepta vuelos procedentes de Rusia. La mayoría de los pasajeros rusos se niegan a hablar con los medios de comunicación. Un joven dice que tiene miedo de la movilización. Su madre le interrumpe y le tira del brazo.

Pero no todos guardan silencio. Julia, de 30 años, teme por su familia. "Muchos amigos ya han recibido sus papeles de movilización, al igual que los compañeros. Mi hermano lleva tres meses en el ejército. Lo enviaron allí cuando apenas tenía 20 años. Estuvo en Izium y Járkov", dice.

"Mi hija ya se ha trasladado a Belgrado”

Irina acaba de llegar. “Mi hija ya se ha trasladado a Belgrado. Tal vez podamos quedarnos aquí... Tengo miedo. Por lo que te estoy diciendo, la policía puede crearme problemas en Rusia. Libertad para Ucrania. ¡Por favor, que alguien detenga a Putin!”, pide.

Irina podrá permanecer en Serbia durante tres meses como turista. Luego tendrá que ir a Bosnia o Montenegro, y después volver durante otros tres meses. Algunas estimaciones cifran en 40.000 el número de rusos que han entrado en Serbia desde febrero. Es probable que la movilización provoque una nueva oleada migratoria en el país.


Leer más sobre RFI