Antonio Pronsato dio explicaciones ante la Justicia sobre los caños y las válvulas del gasoducto Néstor Kirchner

·4  min de lectura
Julio De Vido y Antonio Pronsato; el exministro de Planificación Federal lo nombró en el Enargas como interventor en 2005
Julio De Vido y Antonio Pronsato; el exministro de Planificación Federal lo nombró en el Enargas como interventor en 2005

Antonio Pronsato declaró como testigo en la causa que investiga presuntas irregularidades en la licitación del gasoducto Néstor Kirchner . Se trata del ingeniero que tuvo a su cargo de la unidad ejecutora de la obra dentro de Enarsa y que renunció hace dos semanas, en medio de las demoras que afectaron al proyecto estratégico. Pronsato negó que haya tenido conocimiento de algún delito .

Pronsato declaró que ningún funcionario le había pedido que beneficiara a alguna empresa en la licitación. “No sólo no me consta, sino que debo decir que tanto en las especificaciones técnicas de la cañería como en las relacionadas para la obra civil, que yo ya había dejado, las mismas no se modificaron en nada”, afirmó, según la declaración testimonial, a la que accedió LA NACION, ante el juez Daniel Rafecas y el fiscal Carlos Stornelli.

Un juez denunciado, un abogado condenado y el juego de la mancha venenosa detrás del avión con los iraníes

Pronsato agregó que su renuncia se debió exclusivamente a las demoras en las tomas de decisiones requeridas para que avanzara la obra del gasoducto, que comenzó a advertir desde mediados de abril de este año, y por la notoria falta de coordinación entre los distintos organismos intervinientes, agregaron las fuentes.

El exfuncionario del Ministerio de Planificación Federal de Julio de Vido explicó técnicamente que los caños de 36 pulgadas son los más eficientes y adecuados para la obra y descartó la posibilidad de usar chapa naval, algo que había sugerido el exministro Matías Kulfas.

Tras su salida del gobierno, Matías Kulfas declaró en Comodoro Py y dio marcha atrás con sus acusaciones sobre el gasoducto
Tras su salida del gobierno, Matías Kulfas declaró en Comodoro Py y dio marcha atrás con sus acusaciones sobre el gasoducto - Créditos: @LA NACION


Tras su salida del gobierno, Matías Kulfas declaró en Comodoro Py y dio marcha atrás con sus acusaciones sobre el gasoducto (LA NACION/)

En un mensaje en off the record, el ministerio de Kulfas dio a entender que la licitación de los caños del gasoducto había sido direccionada por funcionarios de La Cámpora para favorecer a una subsidiaria brasileña de Techint. Fue luego de que la vicepresidenta Cristina Kirchner le reclamara en público al presidente Alberto Fernández que “use la lapicera” contra la firma de la familia Rocca.

El mensaje desató la expulsión del ministro albertista tras un reclamo de la vicepresidenta. Luego, ante la Justicia, Kulfas negó cualquier denuncia de corrupción.

La licitación en de los caños y las válvulas

Pronsato asumió la responsabilidad por el rechazo a pedidos de prórroga de otros posibles oferentes de caños (explicó que lo hizo por la premura necesaria para la ejecución de la obra) y advirtió que en la licitación de válvulas que fracasó ningún oferente cumple con los plazos de entrega exigidos.

“Si no se consigue la cañería en un tiempo razonable, o necesario para el proyecto, todo el proceso para lograrlo, se alarga inmediatamente, ésta era la primera tarea del ‘camino crítico’: conseguir la cañería”, explicó Pronsato al juez y el fiscal tras describir su llegada al Energía Argentina, la empresa que conduce el camporista Agustín Gerez.

La vida de los iraníes en el hotel de Ezeiza: habitaciones individuales, comidas de shopping y paga diaria

Al ser consultado por los motivos de su renuncia, Pronsato apuntó a la parálisis de la gestión. “El motivo es uno solo. Durante los primeros dos meses, esto era una marcha continua, sin pausa y con decisiones tomadas una tras otra, como debe ser para una obra de ingeniería de esta magnitud. Junto con Gerez conseguimos en una semana borradores de ingeniería básica gratis, que nosotros actualizamos, corregimos. Ahí nos ahorramos mínimo unos siete meses. Hasta ahí íbamos acelerando lo máximo posible. Luego, después de esos dos meses, a mediados de abril se estableció que el ritmo había cambiado y que no estábamos acelerando como antes, y así hasta fin de mayo, todo se lentificó, y las decisiones que había que tomar de manera inmediata para continuar con el camino crítico no se tomaban” , afirmó el exfuncionario.

“Ignoro las razones de esta ralentización. Esas alertas las canalicé en reuniones con Gerez, quien tomaba nota y me respondía que lo iban a hacer. No había una discusión, pero luego las cosas no avanzaban. No recibía explicaciones de su parte. No sé por qué, pero las cosas empezaron a no salir”, completó Pronsato.

También se refirió a las sospechas sembradas desde el ministerio de Kulfas. “Si hubiesen tenido genuinas dudas o interrogantes, por qué no se reunieron con nosotros, al menos cinco minutos”, preguntó.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.