Menos mal para Griezmann que se juega sin público: el barcelonismo dividido por el francés

Antoine Griezmann, jugador del FC Barcelona, en una pugna por un balón con el defensor Rodrigo Tarín, del Leganés (Foto: LLUIS GENE/AFP vía Getty Images)

Antoine Griezmann, fichaje estrella de esta temporada del Barça no acaba de despegar y su falta de conexión con sus compañeros de ataque cansa a un sector de la afición culé. El galo pasa cada vez más desapercibido en los partidos y su rendimiento está lejos de los 120 millones que se desembolsó por él.

El encuentro frente al Leganés es un nuevo ejemplo de lo que rehúye el balón el campeón del mundo con Francia. Atendiendo a sus estadísticas, parece que no encuentra su sitio en su nuevo equipo y se esconde a la hora de combinar. De los 795 pases completados por el Barcelona ante el Leganés, el ‘Principito’ sólo ha aportado 15 en los 90 minutos que ha disputado. Para más inri, ha anotado un gol y el VAR ha intervenido para anularlo finalmente.

En el Atlético de Madrid aprendió a ser un futbolista que se sentía cómodo sin balón, pero el Barcelona es otra historia, en el Camp Nou te exigen el trato con el mismo. Es un factor determinante para el barcelonismo a la hora de valorar la aportación de los suyos, por lo que el francés no acaba de calar.

Las redes sociales se han llenado tanto de mensajes rotundos en su contra como de mensajes en su defensa, incluso alguno el considera el quinto delantero del equipo, por detrás de Ansu Fati y Martin Braithwaite, recién llegado pero que ha sabido adaptarse desde el principio para potenciar el juego ofensivo del plantel de Quique Setién.

Pero aún están los que confían en él y valoran sus movimientos sobre el césped. También hay alguno que culpan en parte a Setién de su pobre rendimiento:


Más historias que te pueden interesar: