Anticuerpos por coronavirus primordial combaten las nuevas variantes

·4  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, mayo 24 (EL UNIVERSAL).- La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) autorizó el uso de una nueva prueba que analiza la cantidad de linfocitos T desarrollados durante la infección por covid-19. Este diagnóstico alternativo servirá no sólo para identificar los casos positivos de la enfermedad, sino que estudiará la manera en que nuestra respuesta inmunitaria se adapta al coronavirus SARS-CoV-2 con el paso del tiempo.

"Se trata de un test de diagnóstico de inmunidad celular, alta especificidad y sensibilidad", aseguró en "Diario Médico" Joaquín Martínez López, jefe del Servicio de Hematología y Hemoterapia del Hospital 12 de Octubre.

La aprobación del test genético fue emitida hace un par de semanas por la FDA. El órgano regulatorio estadounidense autorizó su uso de emergencia, pues consideró que la aplicación de este tipo de pruebas podría cambiar la evidencia científica, hasta ahora recabada, sobre el nuevo coronavirus.

Esto debido a que la prueba ha sido pensada no para diagnosticar la infección activa de la covid-19, sino como una herramienta científica que ayude a desentrañar qué es lo que ocurre con la respuesta inmunitaria en un futuro a largo plazo. Por ello, su metodología se basa en la detección y secuenciación de los linfocitos T, una clase de células de memoria encargadas de desarrollar los anticuerpos necesarios para proteger al cuerpo humano de una enfermedad infecciosa.

De acuerdo con el estudio de "Adaptive Biotechnologies", el nuevo test ayudará a medir las probabilidades que un paciente padezca una reinfección de la covid-19. De la misma manera, este dispositivo será capaz de reconocer el estado de inmunidad de la persona, provocado por la vacunación o por una infección natural. El diseño de este utensilio contó con la colaboración de un grupo internacional, conformado por miembros del Hospital Universitario 12 de Octubre y Microsoft.

Los autores del estudio expresaron que la importancia del estudio de los linfocitos T, frente a la respuesta inmunitaria, radica en que esta clase de células determinan la persistencia de los anticuerpos que protegen a las personas infectadas y vacunadas.

Además, estos glóbulos blancos también colaborarían en reconocer la efectividad del sistema inmune ante las nuevas variantes del SARS-CoV-2, características por su potencialidad contagiosa. Este es uno de los factores que más preocupa a los expertos.

Los hallazgos confirmaron que las personas que desarrollaron anticuerpos, durante la etapa inicial de la pandemia, no corren peligro frente a las variantes coloquialmente conocidas como: británica, B1.1.7; sudafricana, B.351; y brasileña, B.1.1.248.

Luis Enjuanes, virólogo español del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), expuso que las variantes del nuevo coronavirus han desafiado los esfuerzos de los investigadores. Cuanta más evidencia científica reforzaba el diseño de vacunas, las mutaciones del SARS-CoV-2 aparecían, peligrando la eficacia de los tratamientos preventivos contra el virus.

Sin embargo, una fracción importante de inmunólogos considera que, incluso si los anticuerpos se vuelven menos eficaces para combatir la enfermedad a lo largo del tiempo, los linfocitos T continuarán garantizando una protección completa.

Otro de los resultados más relevantes señaló que las personas generaron células T, dirigidas de 15 a 20 regiones diferentes del coronavirus.

En este contexto, el químico destacó que los científicos se han interesado en una nueva forma de diseñar vacunas. En la actualidad, los biológicos disponibles se centran en la generación de anticuerpos que bloqueen al SARS-Cov-2. Sin embargo, existen muchas otras formas de defensas naturales, a través de las que el cuerpo humano se defiende de los virus y patógenos.

Este es el caso de las proteínas. Los especialistas aseguraron que estas biomoléculas los proveerán del conocimiento necesario para diseñar vacunas más completas. De este modo, el trabajo de los investigadores se agilizará y acelerará los resultados en torno a la covid-19. Enjuanes aseguró que para lograrlo se requerirán pruebas más rápidas y precisas.

"Una vacuna de vanguardia estimula la respuesta inmunitaria en ambas direcciones: destrucción de células infectadas mediante los linfocitos T y destrucción de microorganismos infecciosos extracelulares mediante la liberación de anticuerpos", explicó Margarita Del Val, viróloga del CSIC .

"Es como usar dos ejércitos a la vez, la aviación y la infantería de tierra", ejemplificó.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.