Ante la escenificación del fin de ETA, Rajoy reitera que no habrá impunidad

En la imagen, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en una declaración sobre la disolución de ETA, en el Palacio de la Moncloa de Madrid, el 4 de mayo de 2018. REUTERS/Sergio Perez

Por Vincent West

CAMBO-LES-BAINS (Francia) (Reuters) - La disolución de ETA fue celebrada el viernes con un acto en el sur de Francia en el que se escenificó el fin de casi 60 años de lucha armada por un País Vasco independente, una decisión con la que la banda no conseguirá "ninguna impunidad", según reiteró el Gobierno español.

La cita en un caserío en Cambo-les-bains, organizada por el Grupo Internacional de Contacto (GIC) y otros organismos, se produjo al día siguiente de que ETA anunciara en un comunicado el fin de su trayectoria, en la que ha matado a alrededor de 850 personas.

"No hay duda sobre la declaración, hoy es un día para celebrar", dijo Brian Currin, abogado sudafricano integrante del GIC, que ha trabajado en la "normalización política en el País Vasco" y que el viernes abogó por la "reconciliación".

Currin acudió al sur de Francia junto a un grupo de personalidades como el expresidente del Sinn Fein Gerry Adams y el político británico Jonathan Powell, involucrados en el esfuerzo internacional para el fin de la violencia en el País Vasco desde que en 2011 ETA anunciara su abandono de las armas.

Rechazando la "propaganda" de ETA y negando que se trate de un día de celebración, el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, recordó a los cientos de víctimas de la banda, el último movimiento armado que había en activo en Europa.

"Desaparece ETA, pero no el daño ni el dolor irreparable que ha causado. Sus crímenes se seguirán investigando, sus delitos se seguirán juzgando. No habrá impunidad", dijo Rajoy en una declaración institucional en Moncloa.

Entre los asuntos pendientes que recoge la llamada "declaración de Arnaga" difundida en el encuentro internacional el viernes se encontraba la situación de los presos y huídos de la banda y más esfuerzos para asistir a las víctimas.

GOBIERNO NO CAMBIARÁ POLÍTICA PENITENCIARIA

En la reunión del sur de Francia no hubo ningún representante del Gobierno español ni del principal partido de la oposición, el PSOE, pero sí acudieron el presidente del Partido Nacionalista Vasco, Andoni Ortúzar, y el líder de la izquierda independentista Arnaldo Otegi.

En Madrid, Rajoy recordó a sus predecesores en el cargo y también a las fuerzas de seguridad y de la judicatura que contribuyeron al debilitamiento de ETA.

Respecto a la posibilidad de cambios en la política penitenciaria hacia los 243 presos de la banda diseminados por la geografía española, una reclamación que se planteó de nuevo el viernes en Francia, el presidente del Gobierno no hizo ninguna referencia.

El portavoz del Gobierno español, Íñigo Méndez de Vigo, dijo que el Ejecutivo conservador no cambiaría su política penitenciaria de los últimos años, después de que el lehendakari Íñigo Urkullu asegurara esta semana que Rajoy era "sensible" a un acercamiento de presos al País Vasco.

"(Un acercamiento) no será una muestra de debilidad, sino de compasión", dijo Adams en Cambo-les-bains.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.