En su anteúltima sesión del año, los diputados debatirán la ley antimonopolio

LA NACION

Con proyectos económicos al tope de la agenda, Diputados tendrá mañana su anteúltima sesión del período ordinario. El debate servirá como antesala de la discusión de las reformas que envió el Gobierno al Congreso y que en la Cámara baja empezarán a tratarse sólo a partir de diciembre, en sesiones extraordinarias.

Un nuevo régimen de defensa de la competencia, una modificación de la regulación del mercado de capitales, una herramienta para incrementar la compra de productos nacionales en las contrataciones del Estado, y un proyecto para fomento de la marina mercante y la industria naval son algunas de las 14 iniciativas incluidas en el temario de la sesión.

El debate empieza a las 10.30 y puede extenderse más allá de la medianoche. Los principales proyectos bajo tratamiento recibirán media sanción o regresarán al Senado con modificaciones, por lo que de la sesión no saldrán leyes de importancia.

Resueltas las cuestiones de privilegio, la discusión se iniciará con el proyecto antimonopolio, impulsado por el oficialismo. La iniciativa tiene como eje la creación de un tribunal de defensa de la competencia, con integrantes designados con acuerdo del Senado. El texto incluye un "régimen de clemencia", que prevé la reducción o exención de multas a las empresas que aporten datos para detectar violaciones de la ley. La introducción de esta nueva figura, que ya existe en la mayoría de los países desarrollados, es, según los especialistas en el sector, un avance crucial para la detección de maniobras de cartelización.

El segundo tema de la lista es el de "financiamiento productivo", como bautizó el Gobierno a la reforma que propone una nueva regulación del mercado de capitales. El objetivo, según el oficialismo, es que se facilite el acceso a créditos para las pymes y que se genere un mayor impulso al mercado de hipotecas.

El temario también incluye además el proyecto de "Compre Argentino", que busca aumentar los porcentajes de compras a industrias nacionales en las contrataciones que realiza el Estado. La iniciativa eleva los márgenes de preferencia para ofertas de bienes de origen nacional, siempre que el precio sea igual o menor al de bienes extranjeros: en el caso de las Pymes, se pasa del 7 al 15%, mientras que para el resto de las empresas, se pasa del 5 al 8%.

Por fuera del paquete económico, el oficialismo intentará dar media sanción al nuevo régimen de subrogancias de jueces. Para cubrir un vacío legal que dejó cuando la Corte Suprema declaró inconstitucional el régimen diseñado por el kirchnerismo, la iniciativa propone que los magistrados subrogantes y los conjueces sean "siempre elegidos por sorteo".