António Costa asegura que mantiene la confianza en su ministro de Finanzas

Lisboa, 20 ene (EFE).- El primer ministro portugués, el socialista António Costa, aseguró este viernes que mantiene la confianza en su ministro de Finanzas, Fernando Medina, tras la investigación por unos contratos que firmó cuando era alcalde de Lisboa.

Costa fue cuestionado por la cadena estatal RTP sobre si mantenía su confianza en Medina tras las noticias sobre la investigación: "Sí, en el ministro de Finanzas", respondió, sin querer hablar más del caso.

La Policía lusa realizó esta semana una serie de registros en el Ayuntamiento de Lisboa para investigar "sospechas de corrupción, participación económica en negocio y falsificación" tras una serie de contratos firmados por Medina en 2015 y 2016, según medios locales.

Medina asumió la alcaldía del Ayuntamiento de Lisboa en 2015 tras la salida de su antecesor, el propio António Costa, y dirigió el consistorio hasta 2021.

Los registros de esta semana tuvieron lugar en el departamento de Urbanismo del Ayuntamiento de Lisboa y en las casas y empresas de dos empresarios de Castelo Branco (región Centro de Portugal), sospechosos de participar en un plan de recaudación de fondos para estructuras del Partido Socialista.

Los objetivos son Joaquim Morão, socialista y excalcalde de los municipios de Castelo Branco e Idanha a Nova, y António Realinho, empresario en esa misma región.

La Fiscalía confirmó este viernes a EFE que declaró seis "arguidos" (sospechosos formales, una figura previa a la acusación), que son tres sociedades y sus tres representantes legales, sin dar nombres.

El ministro de Finanzas aseguró el pasado jueves que desconoce la investigación y que nunca fue contactado por las autoridades sobre ese asunto, y se ofreció a responder a cualquier pregunta de la Fiscalía.

Además, expresó "perplejidad" ante las noticias que dicen que existía un plan para recaudar fondos para estructuras del Partido Socialista.

Medina, de 49 años y apuntado como uno de los posibles delfines de Costa al frente de los socialistas, ya ha estado envuelto en polémica en las últimas semanas tras haber nombrado como secretaria de Estado del Tesoro a Alexandra Reis.

Reis tuvo que presentar su dimisión apenas un mes después cuando trascendió que había recibido una indemnización de 500.000 euros por su salida de la aerolínea TAP, de capital público y en pleno plan de reestructuración.

(c) Agencia EFE