La ansiedad sobre la identidad francesa planea sobre la carrera por la presidencia

·1  min de lectura

La reciente polémica en torno al izado de la bandera europea en el Arco del Triunfo para conmemorar la presidencia temporal de la Unión Europea (UE) simboliza la onmipresencia del debate sobre la identidad francesa en la campaña de la elección presidencial.

El símbolo podría parecer a la altura del acontecimiento: Francia, uno de los motores del bloque, asumía el liderazgo por seis meses del Consejo de la UE por primera vez desde 2008. Sin embargo, la iniciativa chocó con los reproches de la derecha y la extrema derecha.

Todo ello en un contexto donde las preocupaciones sobre la identidad nacional y la historia de Francia están a flor de piel en una parte de la opinión pública, preocupada por la integración europea, la migración y el cuestionamiento del pasado del país, especialmente el colonial.

Bajo el Arco del Triunfo, se encuentra la tumba del "soldado desconocido", muerto durante la Primera Guerra Mundial. Cada noche, se reaviva la "llama del recuerdo" para honrar a los muertos en combate.

Para la candidata ultraderechista Marine Le Pen, instalar la bandera europea en este monumento es un "atentado a la identidad" de la "patria" y un "insulto a los muertos" por Francia.

Al igual que Le Pen, el otro candidato de extrema derecha, el expolemista Éric Zemmour, y el de izquierda radical, Jean-Luc Mélenchon, también criticaron la instalación de la bandera europea, a menos de 100 días de la presidencial.

La bandera desapareció rápidamente, menos de dos días después de su instalación. El gobierno francés aseguró no obstante haber respetado los tiempos previstos, algo de lo que la oposición duda.

- "Pasado idealizado" -

CON AFP


Leer más

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.