La ANP pide a Israel el rifle que mató a la periodista palestina de Al Yazira

·2  min de lectura

Jerusalén, 19 jun (EFE).- Las autoridades palestinas pidieron hoy a Israel que entregue el rifle que habría usado el Ejército israelí en el incidente que causó la muerte de la periodista Shireen Abu Akleh, después de que la cadena Al Yazira publicara esta semana una investigación en la que difundió una imagen de la bala que la mató.

"Nos negamos a entregar la bala con la que asesinaron a Shireen y exigimos la entrega del arma que se disparó", dijo el primer ministro palestino, Mohamed Shtayeh, en una ceremonia para marcar los 40 días de la muerte de la reportera palestina, fallecida en mayo cuando cubría una incursión de las fuerzas armadas israelíes en el campo de refugiados de la urbe de Yenín, en Cisjordania ocupada.

Cargos militares israelíes identificaron un fusil con el que se habría podido disparar el tiro que mató a Abu Akleh, pero aseguran que para confirmarlo necesitarían hacer un análisis de la bala. Esta sigue en manos de las autoridades palestinas, que rechazan darla o realizar una investigación conjunta al no confiar en Israel.

Este viernes, el canal Al Yazira, para el que trabajaba Abu Akleh desde 1997, publicó su propia investigación de su muerte y por primera vez mostró una imagen de la bala que la mató.

La bala está en poder de la Fiscalía de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), que llevó a cabo la pesquisa oficial inicial.

La conclusión de la ANP y otras investigaciones independientes por medios como AP, CNN o The Washington Post es que la periodista murió por un disparo de un soldado israelí, lo que coincide con los testimonios de los testigos presenciales en el momento de la muerte.

La reciente pesquisa de Al Yazira afirma que la bala que la mató tenía un calibre de 5,56 milímetros, se usa en rifles M4 y tenía la punta verde como las diseñadas para perforar armaduras, detalles que se han conocido por primera vez.

Expertos balísticos y forenses consultados por el canal catarí analizaron la bala utilizando modelos 3D y llegaron a la conclusión de que fue fabricada en EEUU y corresponde a las que utilizan las fuerzas israelíes.

Desde el incidente, el Ejército asegura haber investigado y revisado las circunstancias de la muerte de Abu Akleh, y el jefe del Estado Mayor, Aviv Kohavi, ordenó esta semana ampliar la pesquisa interna e incorporó a un oficial superior con experiencia tecnológica en la Dirección de Inteligencia.

El Ejército sostiene que el disparo pudo venir de un soldado israelí o de un palestino armado, ya que la periodista estaba en la línea de fuego. El resto de investigaciones y testigos presenciales afirman que no había palestinos armados en el lugar de los hechos.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.