‘Anomalía’ en montaña de Maine resultó ser valiosos minerales dijo agencia científica

USGS

Una “anomalía” que detectó una tecnología aérea de búsqueda en el norte del estado de Maine resultó ser un depósito de un extraño mineral que es crítico para la defensa nacional, de acuerdo con la agencia U.S. Geological Survey (USGS).

El importante hallazgo se dio a conocer en un reporte del 10 de noviembre que detalla el lugar como la Montaña Pennington, “una remota cima localizada en el centro del Condado Aroostook, a unas 40 millas al noroeste de Presque Isle, Maine”.

“El descubrimiento incluye raros elementos de la tierra, como niobio, y circonio, que son importante para la electrónica, la defensa, y la elaboración de aplicaciones”, dijo la USGS.

El hallazgo lo hizo un geofísico de la USGS, que según los científicos es una “reescritura de la historia geológica y tectónica” de una región que ha sido ignorada “geológicamente durante muchas décadas”.

La información aérea, que se recogió en el 2021, sugiere que podría haber depósitos similares en alguna parte del norte de Maine, dijeron autoridades científicas.

“El norte de Maine está lleno de sorprendentes maravillas geológicas. Nunca se sabe qué se va a descubrir”, dijo en el reporte, Chunzeng Wang, profesor de la Universidad de Maine en Presque Isle.

“Me quedé estupefacto cuando vi los resultados analíticos que las rocas han enriquecido tanto”.

Hace falta más exploración para poder determinar si el depósito es “suficiente importante desde el punto de vista económico” como para ser explorado. Ya hay planes en camino “para identificar la profundidad del depósito geológico, así como también para saber cómo se formó, y qué minerales específicos contienen los desconocidos elementos terrestres identificados hasta el momento”.

El área boscosa no está zonificada para trabajar en ella y las autoridades de Maine dijeron que una recalificación y un estudio de por lo menos dos años se necesitaría antes de poder presentar una solicitud de permiso para excavar.

Un artículo investigativo publicado el 4 de noviembre en GeoScienceWorld acredita el descubrimiento a científicos de la USGS, la Universidad de Maine en Presque Isle, y al Departamento de Agricultura, Conservación y Forestal Maine Geological Survey de Maine.

Traducción de Jorge Posada