Annie García aspira a ser una "alternativa real" para ganar al senador Cornyn

Agencia EFE

Houston (TX), 26 feb (EFE News).- La demócrata Annie García, quien desde el pasado 16 de febrero realiza una caminata de 675 kilómetros por Texas en contra del republicano John Cornyn, aspira a demostrar en las primarias de su partido que es una "alternativa real" al poderoso senador y la política habitual en Washington.

"No vamos a ganar usando el manual de estrategias tradicional", dice en entrevista con Efe Annie "Mamá" García, abogada de Rice University y madre de Hugo, Ariana y Rafael.

Por ello, asegura, continuará su campaña de "una forma no convencional" e incluso realizando más caminatas de ser necesario.

García estuvo este miércoles en Austin, capital texana en una de las últimas paradas de su caminata, que concluirá el 1 de marzo en El Paso, donde visitará el Wal-Mart donde 22 personas murieron tras un tiroteo el pasado 3 de agosto de 2019 supuestamente perpetrado por un joven de 21 años al parecer por motivos raciales.

En las primarias del próximo 3 de marzo, la aspirante se enfrenta a una decena de candidatos, entre ellos la activista de origen mexicano Cristina Tzintzún Ramírez, Amanda Edwards, Chris Bell, MJ Hegar, Royce West y Sema Hernandez.

Según una reciente encuesta de la Universidad de Texas y el Texas Tribune Poll, Hegar tiene el 22 % de la intención de voto, muy por delante del 9 % de Ramírez o el 5 % de García y Hernández.

Según la abogada de 42 años y originaria de Minnesota, decidió lanzarse como candidata porque "se está acabando el tiempo" y porque considera que hay más gente que, como ella, están "hastiados" de lo que sucede en su estado y en el país a causa de "las decisiones que se están tomando" en Washington.

"No puedo creer en todo el daño que estamos causando, es más allá del mínimo de moral, y que seguimos reduciendo ese mínimo a cada instante", opina García, que regresó a Houston con su familia en el 2015 tras vivir durante cuatro años en España, de donde es originario su marido y de quién tomó su apellido.

"América es grande por su diversidad, pero estamos condenando a las personas que la hacen grande (...) Desconozco a mi país", señala.

En este sentido, la hija de MaryEllen Kersch, exalcaldesa de Georgetown (Texas), cree que el país vive actualmente el "punto más bajo de su historia".

Por ello, dice, de ser elegida para representar a Texas, usará todas las "herramientas disponibles desde el primer día para lograr la reunificación de las familias" porque considera que la política del Gobierno en esta materia es algo que debe parar.

Otro de los temas que más le preocupan es la atención médica en EE.UU.

A pesar de vivir a cinco minutos del Centro Médico de Houston, reconocido como uno de los mejores en el mundo, la abogada declara que prefiere viajar cada año a España, donde la sanidad es universal y gratuita, porque "el cuidado médico es mejor, más económico y sabemos cuánto debemos pagar al final".

La aspirante al Senado, que vivió además en Ecuador y Alemania, es crítica con el sistema sanitario en EE.UU., aún más tras el nacimiento de su hija Ariana en Madrid.

Allí le fue diagnosticada una cardiopatía congénita a las seis semanas de nacida, por lo que tuvo que ser operada dos veces y hospitalizada durante doce semanas.

"Si esto hubiera sucedido en EE.UU., hubiéramos tenido que pagar alrededor de 300.000 dólares por gastos médicos, lo que de seguro hubiera arrasado con nuestros ahorros", comenta la fundadora de OpHeart, una organización sin ánimo de lucro que desde hace cinco años asiste a niños con las mismas condiciones de su hija Ariana.

Por otra parte, García considera que cada vez hay más personas que mueren en el país debido a la violencia por el uso de armas.

"Estamos sacrificando las vidas de las personas para que otros puedan portar armas, y quienes se benefician son los fabricantes de armas", dice García, quien propone un seguro de responsabilidad para los propietarios de armas.

Asimismo, la abogada que se ha ocupado también en casos de inmigración como pro-bono sostuvo que se le está dando prioridad al dinero por encima de las vidas de las personas y agrega que está "cansada de actuar como si esto fuese normal".

García, propietaria de un negocio de restauración de casas, admite que, aunque su campaña no es grande, está convencida de poder alcanzar un escaño en el Senado y que cuenta con su "imperativo moral".

"Quiero que la gente entienda que para mí esto no es la política tradicional", enfatizó García, quien comenta que nadie le pidió lanzarse en la carrera por el Senado, pero está segura de que "vale la pena".

La candidata demócrata está convencida de poseer la "claridad moral, el coraje político y la ética laboral para hacer lo que ningún otro político hará".

(c) Agencia EFE