Ankara niega acusaciones de ataques contra civiles en el Kurdistán iraquí

·4  min de lectura

Tras la muerte el miércoles de nueve civiles en el norte de Irak por disparos de artillería atribuidos a Ankara, el ministro turco de Asuntos Exteriores, Mevlut Cavusoglu, afirmó este jueves que las acusaciones que responsabilizan a su país no son más que intentos del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) - considerado grupo terrorista por Turquía- de obstaculizar las operaciones militares antiterroristas de Ankara en la región.

La diplomacia turca desmintió este jueves 21 de julio las acusaciones según las cuales Turquía llevó a cabo ataques contra civiles en la provincia iraquí de Duhok, provocando el miércoles 20 de julio la muerte de nueve personas, mientras que otras 23 resultaron heridas.

Según el alcalde del distrito de Zakho, una región kurda semiautónoma del norte de Irak, al menos cuatro misiles impactaron el centro turístico de Barakh. Tres mujeres y dos niños figuraban entre los fallecidos, según las autoridades sanitarias del distrito y todas las víctimas eran iraquíes.

El ministro turco de Asuntos Exteriores, Mevlut Cavusoglu, afirmó que las autoridades iraquíes no deben caer en lo que denominó una "trampa".

Turquía devuelve las acusaciones al Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK)​​​​​​​

En una entrevista con el medio turco 'TRT', el jefe de la diplomacia turca sostuvo que las operaciones militares en el norte de Irak siempre fueron dirigidas contra el PKK -considerado terrorista por Ankara y sus aliados occidentales- y que este último atentado en Duhok fue realizado por los rebeldes.

Cavusoglu añadió que las acusaciones que responsabilizan a Turquía del atentado son intentos del PKK de obstaculizar las operaciones antiterroristas de Ankara.

"Todo el mundo sabe que nunca cometeríamos un ataque contra civiles", se defendió.

"Después de este atentado, que creemos que fue llevado a cabo por la organización terrorista PKK, estamos dispuestos a conversar con las autoridades iraquíes. Podemos cooperar para que se aclare la situación. Hasta que no se aclare, no es justo culpar a Turquía", concluyó.

Por su parte, Irak reaccionó convocando a su embajador de Ankara. El primer ministro iraquí, Mustafa Al-Kadhimi, también declaró el jueves día de luto nacional, envió una delegación encabezada por el ministro de Asuntos Exteriores, Fuad Hussein, a la zona afectada y ordenó una investigación.

Al mismo tiempo, decenas de iraquíes se concentraron frente a la embajada de Turquía en Bagdad para protestar contra el atentado. Igualmente, representaciones de las Naciones Unidas en Irak condenaron el ataque y pidieron una investigación.

Ofensivas regulares de Turquía

Turquía realiza regularmente incursiones contra las posiciones del PKK, que tiene bases y campos de entrenamiento en las zonas montañosas del Kurdistán iraquí. El pasado mes de abril, Ankara lanzó en esta región una ofensiva aérea y terrestre contra los rebeldes kurdos turcos.

La ofensiva fue efectuada dos días después de una visita a Turquía del primer ministro del Kurdistán iraquí, Masrour Barzani, lo que sugirió que éste había sido informado de las intenciones de Ankara.

Y es que el Gobierno del Kurdistán iraquí mantiene una complicada relación con el PKK, cuya presencia dificulta las relaciones comerciales con Turquía, mientras que las ofensivas del Ejército turco aumentan las tensiones entre Ankara y el Gobierno central de Bagdad, que acusa a Turquía de no respetar la integridad territorial del país.

Un conflicto de hace casi 40 años

Los kurdos, un pueblo de origen indoeuropeo en su mayoría musulmanes suníes, viven en casi medio millón de kilómetros cuadrados en las fronteras de Turquía, Irán, Irak y Siria.

El colapso del Imperio Otomano tras la Primera Guerra Mundial abrió el camino para la creación de un Estado kurdo, ya previsto por los Aliados en el Tratado de Sèvres de 1920.

Pero tras la victoria de Mustafá Kemal Atatürk en Turquía, los Aliados revirtieron su decisión y, en 1923, el Tratado de Lausana consagró el dominio de Turquía, Irán, Gran Bretaña y Francia sobre las poblaciones kurdas. Hoy, al reclamar la creación de un Kurdistán unificado situado entre las fronteras de Turquía, Irán, Irak y Siria, los kurdos son considerados una amenaza constante para la integridad territorial de estos países.

En Turquía, en 1978, el militante kurdo Abdullah Ocalan fundó el PKK, un partido de tendencia marxista-leninista. En agosto de 1984, Ocalan inició una lucha armada para conseguir la creación de un Estado kurdo independiente.

A los ataques del PKK, las fuerzas turcas respondieron con una fuerte represión y en marzo de 1995, Ankara desplegó 36.000 soldados en territorio iraquí para luchar contra el PKK.

Esto marcó el comienzo de una guerra que obligó al exilio a entre dos y tres millones y causó la muerte de más de 45.000 personas.

AFP, Medios locales

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.